Escucha esta nota aquí

El presidente Evo Morales habló por primera vez de Carlos de Mesa como un rival político y lo vinculó con Estados Unidos (EEUU). Además, Raúl García Linera, el hermano del vicepresidente, se refirió al ahora precandidato como un “Goni reciclado” y los asambleístas del oficialismo calificaron la postulación como su “reencuentro con la política del MNR”.

Paralelamente, la Asamblea Plurinacional aprobará hoy (una comisión ya lo hizo ayer) el decreto de amnistía para liberar de sus procesos por Quiborax y Petrocontratos a de Mesa y Jorge Quiroga, pero ellos tendrán que acogerse a él.

En lo electoral, todo parece indicar que la batalla no tendrá tregua. El lunes, de Mesa también dio su primera entrevista tras confirmar su aspiración en radio Compañera. Se abrió a las alianzas con agrupaciones ciudadanas, colectivos ciudadanos y partidos, y como para captar la simpatía del casi 50% de votantes que dijeron No a una nueva relección presidencial en el referéndum del 21-F, afirmó que las primarias fueron ideadas para la “destrucción” del No a la repostulación.

Morales lo atacó porque consideró que en su discurso omite a los sectores sociales. “Revisen el mensaje de Carlos de Mesa, ‘ciudadanos’, ‘individualismo’… Antes decían que los sindicalistas son terroristas, ese es el pensamiento de los imperialistas, de los capitalistas (...) Para ellos es individualismo, es el pensamiento del imperio norteamericano”, agregó.

El MAS impone su estructura para golpear al nuevo contrincante y afina su línea por diversos flancos. Así, al terminar la reunión de bancada con el presidente, el diputado David Ramos dijo: “El anuncio de Carlos de Mesa es un reencuentro, no es nada nuevo, es un reencuentro con la línea política del MNR”.

Luego, la presidenta de Diputados, Gabriela Montaño, lo acusó de usar la causa marítima con fines políticos y aseveró que “hay generaciones que no vieron cómo asesinaban personas en El Alto por órdenes de Gonzalo Sánchez de Lozada y de ese señor Mesa, que era su vicepresidente”. Para rematar, Raúl García Linera irrumpió en la escena con la misma espada, pero en un tono de ‘analista’. “Carlos está jugando al asesoramiento de marketing, de la forma más tonta. Es un Goni reciclado en el sentido más perverso”, atacó.

Asimismo, el FRI dijo estar en tratativas con Demócratas para ver si definen un acuerdo y un posible acompañante para Carlos de Mesa. “Estamos en la definición del acuerdo, al igual que también con otras fuerzas políticas del país”, admitió el presidente de ese partido, Edgar Guzmán. Ni Demócratas ni allegados a de Mesa explicaron esta versión, pese a la insistencia de EL DEBER con ellos.

Para cerrar la jornada, como ya lo hizo Evo Morales antes, ayer de Mesa dirigió una carta a la directora general ejecutiva de la Unidad de Investigaciones Financieras (UIF) para pedir que le levanten el secreto bancario, aclarando que no tiene cuentas en el exterior.