Escucha esta nota aquí

El Gobierno descartó por completo un diálogo entre el presidente Evo Morales y la dirigencia del Comité Cívico Potosinista (Comcipo). Calificó de política la protesta y conminó a los movilizados a verificar las obras realizadas en ese departamento.

"Caracterizamos esta movilización con una medida política (...) No se quiso atender la convocatoria al diálogo con los ministros, el presidente también los convocó a conversar. No habrá dialogo con el presidente Evo Morales", sentenció el ministro de Gobierno, Carlos Romero.

Sostuvo que "hay cívicos de la derecha que representan a la oposición y han asumido una actitud política de la movilización". Relacionó las medidas de presión a partidos políticos como Unidad Demócrata (UD) y a la agrupación regional MOP. 

"La movilización callejera aviva la consigna de Potosí Federal, osea, está dirigida a modificar el diseño del Estado", exclamó la autoridad y deploró las provocaciones a la Policía que depararon enfrentamientos en las últimas dos jornadas. 

Mientras que el ministro de la Presidencia, Juan Ramón Quintana, instó a los representantes de Comcipo a "poner fin a este conflicto, quiero invitarlos a un debate democrático y respetuoso, para demostrar todo lo que ha hecho el Gobierno en materia de inversión", dijo. 

"Lo invitamos, donde decidan, a la hora que establezcan y el día que quieran. Queremos discutir si el Gobierno hizo o no hizo obras. Quiero pedirle al Comité Cívico de Potosí que tengan la suficiente honestidad para acompañarnos a verificar las obras que ha hecho el Gobierno nacional", ratificó la autoridad.

Incluso se animó a afirmar que "si no se confirmaran las obras, el ministro de la Presidencia está dispuesto renunciar inmediatamente. Los conmino a visitar todas las obras que ha hecho el Gobierno. Le vamos aponer buses, camionetas, avionetas y helicópteros para que vean las obras".