Escucha esta nota aquí

La líder independentista catalana y número dos de ERC (republicanos de izquierda), Marta Rovira, no acudió hoy a su comparecencia ante el Tribunal Supremo y decidió huir de España, según comunicó ella misma en una carta a la militancia de su partido.

Rovira estaba citada hoy por el juez Pablo Llarena, que lleva en en el Supremo el caso sobre la independencia de Cataluña, quien iba a comunicarle su procesamiento y estaba previsto que decidiera si tomaba contra ella medidas cautelares, como la prisión preventiva.

La política catalana, junto a otros destacados líderes independentistas, está imputada por los presuntos delitos de rebelión, sedición y malversación de fondos públicos.

"El exilio será un camino duro, pero es la única forma que tengo de recuperar mi voz política", afirma Rovira en esa misiva.

 Junto a ella tienen que declarar hoy ante el juez otros cinco políticos catalanes, entre ellos el candidato a presidir esa región, Jordi Turull, y la expresidenta del Parlamento regional Carme Forcadell. Todos llegaron a su cita en el Tribunal Supremo.

Rovira, que ayer renunció a su escaño en el Parlamento de Cataluña, es la número dos de ERC, pero ha ejercido como líder, ya que el presidente del partido, Oriol Junqueras, está en prisión preventiva por su implicación en el proceso independentista catalán.