Escucha esta nota aquí

El portero boliviano Carlos Lampe vive un gran momento en su carrera deportiva, más allá de que aún no ha debutado en Boca Juniors, su equipo se clasificó a la final de la Copa Libertadores 2018 tras empatar con Palmeiras (2-2) y se medirá con River Plate. Fue fichado antes de las ‘semis’ por la baja obligada de Esteban Andrada, por una fractura de la mandíbula izquierda, que está por superar.

“Agradecido de poder vivir esta final soñada. #VamosBoca #CarlosLampe”, escribió el nacional en su cuenta de Twitter, que tiene más de 26.000 seguidores, un día después de que el xeneize avanzó a la última instancia para pelear por su séptimo título en el torneo más importante que organiza Conmebol. El miércoles, Lampe estuvo en la banca de suplentes, a la espera de su oportunidad, pero no se le dio. Su ‘rival’ de puesto, Agustín Rossi, tuvo una destacada actuación con tres intervenciones clave.

Lampe cada vez tiene menos posibilidades de defender el arco del club azul y oro, ya que, además de que Rossi estuvo iluminado en la semifinal de vuelta ante el Palmeiras (2-2), Andrada se recupera favorablemente y existe la posibilidad de que retorne en el último partido. El ‘1’ de la selección boliviana seguirá trabajando para estar listo, en caso de que Guillermo Barros Schelotto lo tome en cuenta.