Escucha esta nota aquí

El presidente François Hollande prometió "destruir al ejército de fanáticos" del Estado Islámico, en el homenaje solemne de la nación a las víctimas de los atentados de París, y reafirmó que Francia "no cederá ni al miedo ni al odio".

Dos semanas después de los atentados del 13 de noviembre, que causaron 130 muertos y 350 heridos, una intensa emoción reinó en la ceremonia celebrada en el palacio de los Inválidos de París, en la que participaron unas 2.600 personas, entre ellas numerosos familiares de las víctimas