Escucha esta nota aquí

El monseñor Dario Viganò, renunció hoy a su cargo de jefe de comunicación del Papa Francisco después de que se lo acusara de manipular información en una carta del papa emérito Benedicto XVI.

Viganò, de origen brasileño, había sido nombrado en junio de 2015 para guiar la nueva secretaría, una de las reformas que quiso implementar el actual sumo pontífice para “aunar a todos los medios informativos” con los que cuenta la Santa Sede.

La renuncia se produce una semana después de que Viganò leyera una carta de Benedicto XVI durante la presentación de la colección ‘La teología del Papa Francisco’. El monseñor habría omitido algunas parte donde se criticaba a uno de los autores.

De hecho, la foto distribuida por la oficina de Vigano en su momento, había sido retocada digitalmente para borrar la parte donde Benedicto explicaba el motivo por el que no comentaba los libros, algo que violó los principios éticos del fotoperiodismo.

El argentino Lucio Adrián Ruiz, actual secretario del organismo, quedará a cargo del puesto de manera interina hasta que se nombre a un nuevo jefe de comunicación.