Escucha esta nota aquí

El racionamiento de agua al que están sujetos los pobladores de Camiri es el resultado no solo de la falta de lluvia, sino porque parte del sistema de captación de agua sustentado por galerías filtrantes construidas en el lecho del río Parapetí cumplió su vida útil y es necesario construir otras, según el presidente de la cooperativa de Agua y Alcantarillado de Camiri, Wálter Huayllasi.

Según Huayllasi, se requiere que el sistema produzca 80 litros por segundo para cubrir la demanda, pero hay un déficit de 15 litros, lo que obliga a la cooperativa a racionar el agua. “Habilitamos tres norias que debían producir 5 litros por segundo, pero  producen tres”.