Escucha esta nota aquí

El Gobierno fiscalizará el trabajo que realizan las Organizaciones No Gubernamentales (ONG) y evaluará si amerita su expulsión del país por "hacer política", tal como lo advirtió el presidente Evo Morales y el vicepresidente Álvarto García Linera.

Según el ministerio de Autonomías, instancia encargada del registro de las personerías jurídicas para el funcionamiento de estas entidades, se procederá a una inmediata identificación y evaluación de las tareas que desarrollan en Bolivia. 

"Vamos a hacer una publicación de manera general de cuáles son las entidades que están autorizadas para estar en el país. Hay que hacer una fiscalización sobre el objeto que tienen y si hay diferencias, sin duda, pueden ser susceptibles de sanción o anulación", señaló el titular de ese despacho, Hugo Siles.  

Conoce más: Identifican a ONG´s incómodas para el Gobierno


Afirmó que junto, con las autoridades que tienen el papel de fiscalizar, se supervisará la labor que desempeñan estas ONG. "Nosotros registramos, hacemos el trámite del papeleo, que luego emite una personería jurídica de alcance nacional", dijo. 

El vicepresidente Álvaro García Linera identificó a cuatro de estas organizaciones que "hacen política": Milenio, Fundación Tierra, el Centro de Documentación e Información de Bolivia (Cedib) y el Centro de Estudios para el Desarrollo Laboral y Agrario (Cedla), las cuales corren el riesgo de ser expulsadas del territorio nacional y serán las primeras en ser evaluadas, según afirmó Siles.

También puedes leer: El pasado de Evo y Álvaro con ONG´s
?

Detalló además que, dentro de los documentos que tiene esa cartera de Estado, existen 26 fundaciones que realizan trámites para modificar sus reglamentos y 41 consignadas como entidades sin fines de lucro, en las tres categorías que maneja el Gobierno.

Documentación señala que tanto Morales como García Linera tienen un pasado con dichas organizaciones. El primer mandatario envió una carta de respaldo al CEDIB en julio de 2004 "porque defiende" los intereses de los "productores de coca" y "apoyó (…) a los dirigentes de las Federaciones en momentos de represión".

Mientras, el vicepresidente se presentó a fines de 2004 a un concurso abierto de competencia para ocupar el cargo de director del Cedla. La convocatoria pública estuvo abierta para cualquier profesional interesado que cumpliese con los requisitos.