Escucha esta nota aquí

La asistencia continúa colapsada y siguen los saqueos esporádicos de alimentos y de gasolina en la isla indonesia de Célebes (Indonesia) tras el terremoto que provocó un tsunami y avalanchas, mientras las autoridades aumentaron ayer el número de muertos a 1.234.

A esto se suman 799 heridos graves y los más de 61.000 desplazados, entre ellos decenas de miles de niños, que siguen afectados por las carencias de agua potable y servicios médicos según cifras del portavoz de la agencia de gestión de desastres, Sutopo Purwo Nugroho.

Los saqueos fueron confirmados a la agencia española EFE por el portavoz del puesto de comandancia de la ciudad de Palu, el coronel Muhammad Thohir, aunque los calificó de “esporádicos”, mientras que largas filas de ciudadanos continúan formándose en las gasolineras.