Escucha esta nota aquí

El tifón Koppu continúa este lunes vertiendo torrentes de agua en el norte del archipiélago de Filipinas, donde 16 personas murieron y aldeas y campos de arroz quedaron inundados.

El tifón, que tocó tierra el domingo en la costa oriental de Luzon, la principal isla de las Filipinas, obligó a más de 60.000 personas a abandonar sus viviendas, según las autoridades.

Se trata del segundo tifón más potente en golpear este año el archipiélago, y se desplaza muy lentamente hacia el norte. A pesar de haberse debilitado, Koppu descargó lluvias torrenciales en tres cadenas montañosas, y arrasó amplias zonas de arrozales al norte de Manila.

"Nunca había visto nada así. Son las peores inundaciones de mi vida", cuenta Reynaldo Ramos, un agricultor de 68 años con las piernas cubiertas por 50 centímetros de agua en Santa Rosa, una localidad situada a dos horas de carretera al norte de Manila.,

El malecón Grammara, que protegía a los residentes de San Fernando (Manila) de los embates de las olas del mar, fue destruido por el tifón Koppu, que ya se cobró 16 vidas en Filipinas/Reuters
El malecón Grammara, que protegía a los residentes de San Fernando (Manila) de los embates de las olas del mar, fue destruido por el tifón Koppu, que ya se cobró 16 vidas en Filipinas/Reuters
El tifón Kppu en su paso por la ciudad Baguio, al norte de Manila, arrancó árboles. En la imagen se observa una importante carretera obstruida/Reuters
El tifón Kppu en su paso por la ciudad Baguio, al norte de Manila, arrancó árboles. En la imagen se observa una importante carretera obstruida/Reuters
Trabajadores despejan un camino luego de que el tifón Koppu arrancara árboles en su paso por Baguio, al norte de la capital filipina de Manila/Reuters
Trabajadores despejan un camino luego de que el tifón Koppu arrancara árboles en su paso por Baguio, al norte de la capital filipina de Manila/Reuters
Casas parcialmente sumergidas en agua es una de las consecuencias del tifón Koppu en su paso por Filipinas. Ya se contabilizan unos 60.000 desplazados/ Reuters
Casas parcialmente sumergidas en agua es una de las consecuencias del tifón Koppu en su paso por Filipinas. Ya se contabilizan unos 60.000 desplazados
Un cerdo y sus lechones permanecen en un terreno más alto después de ser rescatado en Santa Rosa, al norte de Filipinas. El tifón Koppu ya se ha cobrado 16 vidas en Filipinas/Reuters
Residentes cruzan una presa con agua crecida debido a las inundaciones que acompañan al tifón Koppu en la ciudad filipina de Las Pinas/ Reuters
Un cerdo y sus lechones permanecen en un terreno más alto después de ser rescatado en Santa Rosa, al norte de Filipinas. El tifón Koppu ya se ha cobrado 16 vidas en Filipinas/Reuters
Un cerdo y sus lechones permanecen en un terreno más alto después de ser rescatado en Santa Rosa, al norte de Filipinas/Reuters
Residentes de Santa Rosa, norte de Filipinas, se aferran a una manguera de plástico y a un cable de electricidad al tratar de cruzar un camino en medio de una fuerte corriente/ Reuters
Residentes de Santa Rosa, norte de Filipinas, se aferran a una manguera de plástico y a un cable de electricidad al tratar de cruzar un camino en medio de una fuerte corriente/ Reuters
Residentes empujan un triciclo por una carretera inundada en Santa Rosa, en el norte de Filipinas, región que también fue azotada por el tifón Koppu/ Reuters
Residentes empujan un triciclo por una carretera inundada en Santa Rosa, en el norte de Filipinas, región que también fue azotada por el tifón Koppu
Desplazados por el tifón preparan su comida en una escuela pública convertida en centro de evacuación en la ciudad de Cabanatuan, al norte de Filipinas/Reuters
Desplazados por el tifón preparan su comida en una escuela pública convertida en centro de evacuación en la ciudad de Cabanatuan, al norte de Filipinas/Reuters
Víctimas del tifón se refugian en un gimnasio de una escuela pública que se convirtió en un centro de evacuación en la ciudad de Cabanatuan, en el norte de Filipinas/Reuters
Víctimas del tifón se refugian en un gimnasio de una escuela pública que se convirtió en un centro de evacuación en la ciudad de Cabanatuan, en Filipinas
,

Unidades de rescate del Ejército, del gobierno y de voluntarios intentaban ayudar, con barcas neumáticas, a los residentes que se encontraban en las decenas de localidades inundadas, explicó Nigel Lontoc, director adjunto de seguridad civil de la región.

"El nivel del agua está aumentando de prisa y hay gente sobre los tejados", explicó Lontoc e indicó que no había suficientes efectivos de rescate y que no sabía a cuántas personas se habría podido salvar.

Según Lontoc, varios miles de personas pueden estar atrapadas en esas localidades, aunque es pronto para determinar un número exacto.
Koppu llegó inicialmente acompañado de vientos con corrientes de hasta 210 km/h. Este lunes se encontraba sobre la costa noroeste de Luzon, y los vientos habían disminuido a 150 km/h.

No obstante, las lluvias siguen siendo intensas y se prevé que Koppu se dirija hacia el este antes de abandonar Luzon el miércoles.

Las autoridades reportaron 16 muertos, entre ellos siete personas que fallecieron al volcar un ferry, tres residentes de la provincia en la que Koppu tocó tierra, y un niño que fue golpeado por un árbol al caer. El gobierno espera que el balance aumente a medida que vayan recibiendo informaciones sobre la situación de las localidades más afectadas.