Escucha esta nota aquí

El Fiscal General del Estado, Ramiro Guerrero, negó tajantemente que que ejerza presión para proteger a su hermano, Oscar Guerrero, acusado por violencia sexual contra niñas y adolescentes en una unidad educativa de Cobija.  

“No vamos a influir jamás en investigaciones, así sean de parientes, de familiares, de cualquier persona involucrada, esa es la conducta ética y moral de este Fiscal General”, aseveró la autoridad en conferencia de prensa en Sucre. 

Explicó que no llegó al Ministerio Público para beneficiarse del cargo y tampoco para proteger a ninguna persona y menos a un familiar suyo, pese a que en la víspera la Defensoría del Pueblo advirtió riesgo de impunidad en el caso, debido a que una fiscal rechazó la denuncia.

“Yo no tengo un pariente, yo no tengo un familiar en el Ministerio Público, yo no tengo una persona a la que yo haya encubierto en la Fiscalía”, dijo Guerrero a tiempo de aclarar que las denuncias están en manos de la Fiscalía de Distrito de Pando. 

Son dos denuncias las que pesan contra familiares de la autoridad, esta y otra contra su sobrino Libert Inti Guerrero, y otras dos personas, que fueron denunciados e imputados por el delito de extorsión en la ciudad de La Paz.

En la víspera, el presidente Evo Morales lamentó la situación y señaló que "es muy grave la denuncia contra el Fiscal General y trataré de hacer una investigación, aunque no es mi competencia, pero cada uno sabrá como rendir cuentas ante el pueblo boliviano".