Escucha esta nota aquí

Un último informe del viceministerio de Defensa Civil señala que el número de familias damnificadas en Bolivia pasó, en menos de una semana, de 6.000 a más de 10.400, aspecto que genera preocupación porque las precipitaciones pluviales continuarán en el país. 

“Se está trabajando con toda la información de alerta para que de manera anticipada podamos advertir a las autoridades a que tomen muy en cuenta esta información para poder prevenir y evitar pérdidas humanas y en algunos casos disminuir el impacto y los daños que se puedan causar como consecuencia de estas lluvias”, explicó Óscar Cabrera. 

Los datos indican que son seis los departamentos afectados por el temporal, Cochabamba, Chuquisaca, La Paz, Potosí, Santa Cruz y ahora Oruro, regiones donde se registraron el desborde de ríos, acarreo de material de arrastre y el deslizamiento de algunos cerros.

El viceministro lamentó que siete personas fallecieron en Cochabamba, cinco a Potosí, dos a Chuquisaca y una a Santa Cruz. El caso de mayor gravedad se registró en el municipio de Cotagaita, donde el río y la caída de una vivienda ocasionó más fallecidos. 

Sin embargo, la autoridad señaló que las lluvias son de menor impacto en relación a lo vivido en 2014. “A estas alturas había mayor cantidad de familias afectadas y personas que perdieron la vida. Enero de 2014 fue un mes muy crítico, con peores consecuencias”, anticipó.

Hectáreas de cultivos afectadas 

Desde el Ministerio de Desarrollo Rural y Tierras han confirmado que las afectaciones de septiembre de 2014 a enero de 2015 han alcanzado las 6.874 hectáreas de cultivos a escala nacional.

“En La Paz existe un superficie afectada de 900 hectáreas, en Potosí 442, en Cochabamba existen 3.838 hectáreas, en Chuquisaca hay 1.694, en Santa Cruz los daños se encuentran en evaluación”, señala un reporte del Ministerio.

,

datos