Escucha esta nota aquí

Enfrentar una crisis de salud es algo que puede causar mucho temor y preocupación, peor aún cuando hay un primer diagnóstico médico inquietante, por lo que acceder a una segunda opinión de médicos altamente especializados puede significar un gran alivio para el paciente.

Este tipo de servicio se denomina Telemedicina y desde el 13 de marzo lo ofrece en Santa Cruz la firma Global Physicians Solutions (GPS) con sede en Estados Unidos, con el programa Segunda opinión médica internacional virtual (ISMO-V, siglas en inglés).

Este método permite al paciente hacer una interconsulta por videoconferencia en tiempo real y de manera segura con médicos (más de 400) de Estados Unidos expertos en múltiples especialidades, informó el Dr. Samuel Maghidman, presidente y cofundador de GPS, médico internista y especialista en VIH/Sida que trabaja en Miami.

En Bolivia, acompañará el proceso Mauricio Muñoz de Muñoz, médico nacional formado en EEUU, que maneja el centro virtual en su consultorio situado en el Urubó Business Center, al lado del hotel Radisson.

¿Cómo funciona?

El paciente debe ir al centro virtual del Dr. Muñoz llevando sus estudios de laboratorio y el diagnóstico y puede esbozar las preguntas que crea importantes.

Luego, se completa un cuestionario y se remite el historial médico del paciente al sitio de internet altamente codificado de GPS. Posteriormente, el cliente se comunica mediante un portal encriptado con un médico especialista certificado en EEUU, previamente seleccionado.

El médico asignado estudia la historia clínica y, en el plazo de siete a 10 días, programa una teleconsulta para dar la segunda opinión con la interacción del paciente y el experto y, dependiendo del caso, en presencia de un médico local para repasar los detalles del diagnóstico o revisar las radiografías y los estudios por imagen del afectado.

La consulta en tiempo real se puede extender por el lapso de una hora, es fluida y personalizada debido a que el equipo tecnológico del portal físico es altamente confiable, señaló Maghidman en contacto telefónico con EL DEBER, y agregó: “Nuestro médico ofrecerá su experiencia y ayudará al paciente a comprender todos los detalles de su enfermedad, cuáles son las opciones y la mejor forma de proseguir”.

El costo por la videoconferencia virtual con el médico norteamericano es de $us 800 por hora. Empero, el servicio no acaba ahí puesto que puede haber un cambio de diagnóstico y el Dr. Muñoz y el médico de cabecera local pueden reconducir el tratamiento del paciente.

Por lo pronto, este tipo de asistencia médica no está al alcance de las personas de escasos recursos por el alto costo que significa el contacto virtual, a no ser que las compañías de seguro adopten el servicio, dijo Maghidman.