Escucha esta nota aquí

En lo que a higiene bucal se refiere, muchas veces pensamos que con cepillarnos los dientes dos o tres veces al día y utilizar hilo dental antes de irnos a dormir, es suficiente. Pero la lengua es hogar de millones de bacterias que pueden provocar, entre otras cosas, el mal aliento.

De hecho, un estudio de la Universidad de Harvard sugiere que en la boca viven alrededor de 700 bacterias, algunas buenas y otras no tanto, y que son las que causan el mal aliento (halitosis) y otras afecciones bucodentales

¿Por qué hay que cepillar la lengua?

En un artículo publicado en Yahoo indica que aunque la lengua no corre el riesgo de desarrollar cavidades como los dientes, sí es atacada por bacterias que aprovechan la superficie desigual de la misma para esconderse, por lo que es necesario rasparlas físicamente para eliminarlas.

Lo que se crea en tu lengua es una capa formada por un grupo de microorganismos que se pegan unos a otros en la superficie de la misma, explica en el portal Healthline, el dentista John D Kling. Para eliminarlos, no basta beber agua o usar enjuague bucal.

Por su parte, el dentista cosmético Marc Lowenberg explica a la revista Women’s Health que estas bacterias en tu boca provocan, no solo mal aliento, sino también caries en los dientes y enfermedades en las encías.

¿Cómo cepillar la lengua?

El sitio médico WebMD del cual Yahoo se hace eco, señala que la lengua se debe cepillar de la parte de atrás de la misma, hacia adelante. Algunas personas incluso ponen pasta dental o enjuague bucal en sus cepillos al hacer esto.

El Dr. Kling recomienda cepillar de atrás hacia adelante, de un lado hacia el otro, y después enjuagar tu boca con agua. Aunque es importante no cepillar con demasiada fuerza, ya que la piel de la lengua es delicada y puede romperse.

También puedes utilizar alguno de los limpiadores de lengua especiales, que se encuentran en el mercado hoy en día, arrastrándolo desde la parte trasera de la lengua hacia delante, unas dos o tres veces, una vez al día, como aconseja Lowenberg.

Si tienes consultas sobre la salud de tu boca, habla con tu odontólogo.