El Gobierno desembolsó entre enero y noviembre de este año más de 1.973 millones de bolivianos para pagar la Renta Dignidad, un bono universal vitalicio de entre 200 y 250 bolivianos mensuales que se paga a todas las personas mayores de 60 años de edad, según datos de la Autoridad de Fiscalización y Control de Pensiones y Seguros (APS).

Según esa fuente, el primer semestre de este año se consolidaron 7.989.053 pagos de la Renta Dignidad a nivel nacional, principalmente en los departamentos de La Paz (2.510.819), Santa Cruz (1.562.541) y Cochabamba (1.524.069).

La Renta Dignidad benefició en once meses a 877.587 personas mayores de 60 años, de quienes, 733.806 no pertenecen a ningún sistema contributivo de pensiones.

Ese bono vitalicio se financia con parte del Impuesto Directo a los Hidrocarburos (IDH), y aportes de las estatales Yacimientos Petrolíferos Fiscales Bolivianos (YPFB), Empresa Nacional de Telecomunicaciones (Entel), Boliviana de Aviación (BoA) y la Empresa Nacional de Electricidad (Ende).

La Renta Dignidad consiste en el pago de 200 bolivianos a las personas mayores de 60 años que reciben una pensión de jubilación fija y 250 bolivianos para quienes no la reciben.