Escucha esta nota aquí

14/04/2015

El escritor y periodista uruguayo Eduardo Galeano, autor de Las venas abiertas de América Latina, un referente de la literatura comprometida con la izquierda y voz de los marginados, falleció a los 74 años, en Montevideo, a causa de un cáncer de pulmón, luego de permanecer internado varios días en el hospital Casmu de la capital uruguaya.
Galeano fue referencia de la intelectualidad de izquierda latinoamericana desde los años 70. Ya mayor, sabiendo la enfermedad que lo aquejaba, no dejó de escribir y no dejó de expresar aquello que sentía como un deber: la crítica social.

En una de sus últimas apariciones públicas, reclamó su derecho al delirio y lanzó un mensaje de deseo a la humanidad, a la que deja un legado de decenas de obras que abordan temas tan variados como la política, la historia o el fútbol. El uruguayo será velado hoy en el Salón de los Pasos Perdidos del Parlamento de su país, informaron fuentes oficiales. El velatorio se extenderá hasta las 22:00 (01:00 GMT) para que puedan rendirle homenaje todas las personas que lo deseen.

Reacciones
Líderes mundiales, intectuales, personalidades de las artes y gente de diversas áreas expresaron su pesar por la partida del autor de la trilogía Memoria del fuego.

La presidenta brasileña, Dilma Rousseff, afirmó que la muerte de Galeano es una “gran pérdida para los que luchan por una América Latina más inclusiva, justa y solidaria”. Por su parte, el presidente de Ecuador, Rafael Correa dijo que “las venas de América Latina están abiertas”, mientras que la ministra de Cultura argentina, Teresa Parodi, manifestó su dolor por la muerte del ensayista. Asimismo, el novelista cubano Leonardo Padura resaltó la visión universal del escritor. A su vez, el cantante de Calle 13, René Pérez, lo recordó como “uno de los escritores más grandes de Latinoamérica y el único que fue capaz de atraparle siendo un niño con déficit de atención”.

Lucha

Eduardo Germán Hughes Galeano nació en Montevideo el 3 de septiembre de 1940, era hijo de Eduardo Hughes Roosen y de Licia Ester Galeano Muñoz, de quien tomó el apellido para firmar como escritor o periodista. Comenzó a publicar caricaturas para El Sol, un periódico socialista en Uruguay, con el seudónimo de Gius, también fue obrero en una fábrica de insecticidas y pintor de carteles, a pesar de provenir de una familia de la clase alta.

Se inició como periodista en 1960 como editor del semanario Marcha y del diario Época. Luego del golpe de Estado en su país del 27 de junio de 1973 fue encarcelado y posteriormente se instaló en la Argentina. Una década después fue el director de la revista cultural y política Crisis.
Ese mismo año, su nombre integró la lista de condenados por la dictadura militar argentina, presidida por Jorge Rafael Videla, y viajó a España. Allí escribió la trilogía Memoria del fuego donde revisa la historia de Latinoamérica.

Cronista de su tiempo, la visión de una América Latina unida se vio reflejada en su narrativa que se remonta a títulos como Los días siguientes (1963), los relatos de Vagamundo (1973), El libro de los abrazos (1989) y Patas arriba. La escuela del mundo al revés (1998)