Escucha esta nota aquí

Casi un día y medio estuvo el Canciller David Choquehuanca en territorio chileno. Su visita generó gran revuelo entre las autoridades del Gobierno de la presidenta Michelle Bachelet y medios de comunicación, que siguieron a detalle todas las actividades que protagonizó. 

En su penúltima actividad en el vecino país, la autoridad nacional atendió las preguntas de periodistas y resaltó el trato cordial que le dio el pueblo boliviano, contando que algunas personas se acercaron a estrecharle la mano y expresarle su solidaridad hacia la causa marítima. 

Conoce más: Chile ve "propagandística" la visita de Choquehuanca

"Lo que yo he visto hoy día es afecto, solidaridad (...) Todos somos países hermanos, nos necesitamos. Nos necesitamos los pueblos, eso tenemos que entender", manifestó ante la mirada atenta de los comunicadores del vecino país.

La autoridad también se refirió a los dichos de su par chileno, Heraldo Muñoz, que calificó en la mañana su arribo como "un intento propagandístico de insinuar que no habría cohesión nacional respecto a la política de Estado que Chile tiene frente a la demanda boliviana". 

Lee también: Poca voluntad de diálogo impulsó la demanda

Choquehuanca sostuvo que "hemos escuchado varias declaraciones que reflejan el trato que se quiere dar a algunos países y a otros países. De pronto, no el pueblo, sino algunas autoridades, tratan con desprecio, pero eso no nos tiene que preocupar".

En la mañana, el canciller concedió una entrevista a la radio "Bio Bio" en la que dejó sentado que la resolución del centenario diferendo pasa por una salida soberana al mar y revelevando que los diálogos improductivos con el Gobierno Chileno motivaron la demanda ante La Haya. 

Puedes ver: Chile reclama por la visita del Canciller de Bolivia

La autoridad, que arribó ayer en la tarde a Chile, fue invitado por la "Casa Bolívar" y la Federación de Estudiantes para disertar sobre el "vivir bien" que pregona el presidente Evo Morales. Participó de una ceremonia en el cerro Santa Lucía y estuvo en la Universidad de Santiago, además de reunirse con indígenas y ofrecer dos entrevistas.