Escucha esta nota aquí

Con la cabeza rapada y vistiendo un uniforme camuflado con el grado de coronel, el coronel de Ejército Germán Cardona, que antes decía ser perseguido político de la gestión gubernamental y que afirmaba que las armas que son prueba en el caso de presunto terrorismo fueron sacadas de la Octava División de Ejército, ahora asevera que todo lo que dijo fue una mentira.

En una conferencia de prensa realizada 15 minutos antes de las 11:00 en el despacho del comandante de la Octava, Cardona leyó un documento, que, según dijo, él redactó, en el que pidió disculpas al presidente Evo Morales, al vicepresidente Álvaro García Linera y a otras 10 personas, entre ministros, viceministros, militares y al hermano del ‘vice’.

A todos les dijo que se retractaba de sus declaraciones hechas en diferentes medios de comunicación y agregó que todo lo mencionado en su contra era completamente falso.

Las cosas de las que Cardona se retractó son que desde el aeropuerto de Chimoré salen vuelos militares cargados con cocaína hacia Venezuela, que hubiera existido un plan para asesinarlo, que el vicepresidente es terrorista, que se sacaron armas de la Octava División de Ejército para ser usadas como prueba en el caso terrorismo, que el ministro Juan Ramón Quintana lidera una organización criminal, entre otras aseveraciones.

A diferencia de su denuncia, que provocó un sismo mediático y político en el país, y en la que dejaba en claro que sus motivaciones para hacer aquellas declaraciones tenían que ver con el resguardo de su vida y la de su familia, ayer señaló que su principal motivación para retractarse es su voluntad.

Al finalizar la conferencia respondió un par de consultas, pero cuando la avalancha de preguntas se hacía inminente, dijo sentirse mal y pidió ser ayudado para abandonar el salón, donde minutos antes afirmó que salió del país por un tratamiento de salud.

Su situación y procesos
Poco antes de que Cardona lea su comunicado, el comandante de la Octava División de Ejército, general José Zapata, explicó que el 8 de abril le envió una carta solicitando redención y aclaró que el proceso interno que hay en su contra está en una instancia superior.

Por otra parte, la comisión de fiscales que sostiene la acusación, que estaba adjuntado documentación para sustentar un proceso en contra del militar, hechas públicas las retractaciones de ayer, decidió dejar sin efecto estos aprestos judiciales.

En la misiva de Cardona a Zapata, él asevera que en el menor tiempo posible hará efectivo el desistimiento de sus denuncias a instancias internacionales.

Al respecto, el ministro de Defensa, Reymi Ferreira, que junto al Ministerio de Comunicación publicaron una separata desmintiendo las aseveraciones de Cardona y dejando en duda sus capacidades mentales, señaló que no se llevará adelante ningún proceso (ni judicial ni administrativo) en contra del militar.

Antecedentes
El 19 de abril Cardona se marchó a España indicando que temía por su vida, pues aseguró que estaba siendo perseguido por el Gobierno debido a un informe ‘ultrasecreto’ que presentó a sus superiores denunciando el retiro ilegal de armas de la institución castrense.

El 1 de julio volvió al país asegurando que lo hacía porque su salud estaba deteriorada. Ayer se retractó de sus acusaciones