Escucha esta nota aquí

Con una inversión estimada entre $us 20 y 25 millones, la planta de producción de Bebidas Bolivianas S.A (BBO), ubicada en el km 25 entre Santa Cruz y Warnes, dio a conocer ayer que, además de producir la cerveza Real y su producto estrella Malta Real, ahora agrega a su portafolio la cerveza Cordillera y también se encarga de la distribución de la marca Heineken.

Así lo anunció el gerente de la planta Juan Carlos Cárdenas, que mostró ayer la fábrica a un grupo de periodistas de todo el país. La capacidad productiva es de 25 millones de litros de cerveza al año.

En el complejo se envasan latas y botellas de 300 cc y 620 cc, cumpliendo estándares de calidad internacional, según Thomas Siedmann, gerente comercial de BBO. La fábrica fue fundada por inversionistas bolivianos.

Se consolida en el mercado

En el mercado, en el que participan más de 20 marcas, esta compañía ha logrado consolidarse como la tercera más vendida y reconocida por los consumidores, señalan los ejecutivos. La empresa oferta además la malta Real, el energizante Monster y la bebida Sinalco /?HHG