Escucha esta nota aquí

El productor de Factor X, Hans Cáceres, lo invitó a ser el cuarto jurado de la próxima temporada de la franquicia internacional de la pantalla chica, que arrancará el 30 de julio.

Quizás Ángel López no suene tan familiar, pero ni bien se dice el ‘gordito’ de Son by Four (palabras de él), la mente ya vuela hasta A puro dolor, el tema que lo catapultó al cielo.

El exvocalista de ese grupo firmó contrato por seis meses con la Red Uno y llegó con anticipación para grabar los primeros capítulos. La sencillez lo desborda a la hora de agradecer por ser incluido en la lista del reality.

“Es una gran persona, con un carisma muy especial, de impresionante llegada a la gente, y ha hecho una carrera muy buena, es cercano a los valores y eso nos gusta mucho. Estamos contentos, cuadramos con su agenda”, dijo Hans Cáceres sobre las razones para elegir a Ángel.
Sobre los postulantes de Factor X, el artista reconoce que hay una generación hambrienta que coincide con las redes sociales y mucho talento. “No puedo dar nombres, pero sé que algunos serán grandes artistas, ya les dije colegas porque veo que durarán mucho en esto”, adelantó Ángel sobre sus primeras experiencias con el programa, pues ya estuvo en Bolivia en abril.

Para Ángel, programas como el de Red Uno se convierten en una oportunidad para iniciar una industria musical nacional que sea capaz de lograr impacto. “Es un trampolín, sé de una chica que vendía frituras en la calle y que cantaba lindo, que utilizó medios como este y ahora muchos saben quién es, cambió su estrella”, dice y añade que para lograr éxito es necesario poner un sello particular: “Hay que marcar la diferencia y sacar temas nuevos”, sugiere.

Ángel enfatizó en la importancia de dar segundas oportunidades a los jóvenes que se profesionalizan en la música, lo que apunta a que será un jurado benevolente. “Entiendo lo que es ser juzgado, soy el artista antiestereotipo, no soy lindo ni flaco, tengo las de perder; mi equipo, mi fe y perseverancia me mantienen trabajando”, responde quien ha sido víctima de una industria a la que cataloga como cruel. “El público siempre me ha dado mucho cariño y respeto, pero la industria ha sido cruel. Antes de Son by Four nadie quería darme la oportunidad, decían este tipo tiene la mejor voz del mundo, pero qué hacemos con su imagen, no sabían cómo mercadearme, hasta que un maestro panameño, Omar Alfanno, me dio la oportunidad y cambió mi estrella, soy reconocido como cantante”, sostiene. 

Romance en Standby

Ángel reconoce que el monstruo reguetonero ha aplastado a las baladas y a otros géneros. “Faltan los Alejandro Fernández, los Cristian Castro y Luis Miguel. Llegó un momento en que perdimos una plataforma porque el reguetón llegó tan fuerte que quitó espacio al merengue, la salsa, bachata, etc., la industria no se cuidó, el género urbano entró como un underground, prohibido, y abarcó una generación que quería escuchar algo nuevo después de 30 años de lo mismo. No puedo decir que me afectó mucho, gracias a Dios pude adaptarme, pero la música romántica se ha perdido”, lamentó.

El puertorriqueño asegura que su postura no se trata de resistencia personal: “Es que hay un contenido que involucra gente sin conocimiento gramatical o de educación, ellos están educando sin saber educar. Si tienes ese poder, aporta, enseña algo positivo, pero el urbano tiende a ser más agresivo y sexual. No es que está mal, pero satura”, dice y pone de ejemplo a Nicky Jam, Dady Yankee, Don Omar y Wisin y Yandel que ‘ejercen’ el reguetón sin destruir a su paso.

Ángel tiene claro que a los ‘chamacos’ les gusta el género, así que lo único que queda es usarlo para reeducar: “No puedes ir contra la corriente, por eso hay que darle algo más fino”.

Y sobre la realidad musical boliviana que aún no alcanza el nivel febril en las masas mundiales, Ángel es optimista y pone de ejemplo a Colombia: “De ahí no salía nada que no fuera cumbia y, sin mencionar a Shakira, empezaron a aparecer J Balvin, Maluma. No eran de Puerto Rico. Es que ya hay productores que saben los sonidos que gustarán y Bolivia está preparada para eso, solo falta apoyar”, augura.

Cronograma

Se viene
Según el productor de Factor X, Hans Cáceres, desde el viernes 6 de julio ya estarán grabando con 280 personas las audiciones para la segunda temporada, con ajustes escenográficos incluidos. Más de la mitad de los participantes llegará de otros puntos del país.

Fin de la primera temporada
Acabará el 29 de julio y un día después estará en los hogares el primer capítulo de la segunda parte del reality.