Escucha esta nota aquí

A días de las elecciones presidenciales en la Argentina, los jujeños están indecisos para votar por el cambio de Gobierno en la Casa Rosada o la continuidad del Kirchnerismo en medio de una crisis galopante que obliga a ajustarse los “cinturones”.

Pero el oficialismo intensifica la campaña proselitista en el Norte de ese país para lograr la vigencia del actual modelo económico que impuso la presidenta Cristina Fernández de Kirchner en los últimos años.

Hace semanas, tanto en la plaza José Manuel Belgrano como en la Avenida 19 de Abril y otras calles del centro citadino de San Salvador de Jujuy se instalaron puntos de campaña para conquistar el voto ciudadano.

En un sondeo, el ciudadano común y corriente siente el impacto de la crisis, la inflación y la inseguridad que pone en incertidumbre el futuro de este país.

La situación de la economía


Tomás Avalos, un jubilado de 76 años, dijo que no es optimista para que mejore la situación de Argentina después del 25 de octubre porque el Gobierno de Cristina Fernández ha destruido los establecimientos agropecuarios, además de incrementar los aranceles impositivos de exportación, que impiden el crecimiento de la economía.

Para Lucrecia Cruz, una mujer de 33 años, el pueblo argentino debe votar por un cambio que le hace falta al país y se eliminen algunos bonos asistencialistas.

“Este Gobierno paga 150 pesos argentinos a los jóvenes estudiantes que no les incentiva y por el contrario fomenta la flojera”, expresó.

El empresario del sector textil, Juan Rocha, indicó que por el bono para el desempleado, no se puede encontrar mano de obra porque la población laboral activa prefiere esperar el pago mensual y no trabajar.

Flora Alarcón, una adulta mayor de 83 años de edad, sostiene que ahora las jóvenes mujeres no quieren desempeñarse como niñera o empleada doméstica debido al bono que otorga el Gobierno, además de beneficiarse con productos alimenticios.

Por su parte, Juan Espinoza, de 61 años, expresó que existe desconfianza en la población argentina por los candidatos en pugna por la Presidencia.

“Todo prometen y después no pasa nada”, señaló Espinoza, al considerar que se elevó el porcentaje de indecisos en la Argentina, ya que no saben si votar por la continuidad del kirchnerismo o por el cambio.

Por ahora el candidato oficialista Daniel Scioli pone “toda la carne en el asador” para ganar las elecciones el 25 de octubre y evitar el balotaje. Mauricio Macri y Sergio Massa tampoco se descuidan e intensifican también su campaña en la Argentina con la perspectiva de convertirse en la alternativa de cambio.