Escucha esta nota aquí

Dos de los cinco adolescentes que fueron víctimas de un accidente de tránsito suscitado la noche del miércoles entre el segundo y tercer anillo de la avenida Cristo?Redentor, aún batallan por vivir, pese a que, según el certificado forense, presentan múltiples fracturas en los miembros inferiores y tiene al menos 80 días de impedimento, en el caso de menor gravedad, y muerte cerebral, la de mayor gravedad, según confirmó la fiscal de materia, Francisca Rivero.

Sin embargo, tres de los accidentados aún no entregaron los certificados forense que permiten la valoración de parte del Ministerio Público para ser parte del proceso. Según Rivero, el joven que conducía el vehículo donde iban las cuatro adolescentes está internado en al clínica Foianini y aún no reportó su estado de salud.

La fiscal aseveró que el ministerio público ha presentado indicios por conducción peligrosa y lesiones graves y gravísimas que permitirán estimar con mayor exactitud las causas exactas del lamentable hecho.
La autoridad cuestionó a los padres del menor que conducía una vagoneta Mercedes en estado de ebriedad, por darle un motorizado y convertir el vehículo en un arma letal. Agregó que el joven, que mantiene medidas cautelares en el centro Fortaleza, ubicado en la zona del parque Industrial, por oficio es sometido a apoyo sicológico y social de parte del Ministerio Público.

Hay carreras en la zona

A dos días del accidente, EL DEBER sondeó a los vecinos de la zona para confirmar si efectivamente se realizan carreras de vehículos. Los consultados, que prefirieron no dar sus nombres, comentaron que la zona se convierte algunos días en el rally de algunos muchachos.
“Los miércoles y viernes, a partir de las 23:00, llegan con sus vehículos de lujo y se estacionan en cuatro esquinas para iniciar las competencias”, comentó un guardia del lugar.

Las esquinas de las tiendas Yokohama, autoventa Pantera, condominio Salto y del Banco Unión son puntos de encuentro de los jóvenes que organizan las largadas. “Personalmente no los he visto correr, pero sí reunirse. Son jóvenes entre los 20 y 22 años”, dijo un vecino.
Un funcionario de una estación de servicios contó que la Policía ha ido varias veces a la zona, “agarran a unos cuantos muchachos, se los llevan y luego los sueltan. Días después las carreras siguen”.

Señalizaciones en orden

A raíz de la denuncia de los vecinos de la zona sobre la falta de iluminación de la avenida, el secretario municipal de Obras Públicas, Freddy Arauco, estuvo ayer en la zona del accidente para demostrar que la intersección cuenta con todas las señalizaciones adecuadas.
“El carril de frenado tiene más de 80 metros de longitud, si uno circula por esta avenida no debe pasar de los 50 kilómetros por hora. Tengo entendido que los jóvenes del accidente venían a una velocidad de unos 100 km por hora. Este árbol no tapa la visual de los que vienen de sur a norte, además hay las distancias de frenado”, explicó Arauco.

Sigue en coma

Hasta el cierre de esta edición, la adolescente que resultó más afectada por el accidente, continuaba en coma y conectada a un respirador. Médicos especialistas indicaron que ella se encuentra con muerte cerebral, pero que el corazón aún continúa latiendo.

,