Opinión

...Cara a cara

El Deber Hace 10/24/2018 8:00:00 AM

Escucha esta nota aquí

En medio de una de sus mayores crisis, cuatro de los cinco vocales titulares que quedan en el TSE dieron la cara ayer para garantizar la continuidad de las actividades de su calendario. De igual manera, el vicepresidente Álvaro García Linera anunció la próxima elección en la Asamblea Legislativa de los dos cargos vacantes y de los cinco suplentes. Es cierto que en lo inmediato las dos recientes renuncias no impiden el funcionamiento, porque aún hay cuórum, pero es alarmante la inestabilidad y la desconfianza en el Tribunal, al que se lo ve inclinado al MAS, en una etapa clave para la democracia. De los cinco titulares, se dice que tres están muy cercanos al oficialismo. Si se eligen los puestos vacantes mediante el rodillo masista, la crisis no pasará, sino que se agravará. Estamos, por lo tanto, en un momento crucial de la historia del TSE y de la democracia, en el que debe acelerarse cuanto antes un golpe de timón para recuperar la confianza ciudadana.

El alcalde Luis Revilla oficializó ayer que no será candidato presidencial. Al menos ya sabemos que uno de los líderes políticos nuevos y con potencial solo buscará una alianza opositora y guardará, al parecer, para la subsiguiente elección sus ganas, ya que dentro de cinco años varios de los actuales precandidatos tendrán quemados los cartuchos. Revilla encontró trabas en la obtención de la personería de su partido y tendrá que esperar. Ahora se lo ve muy cercano a Carlos de Mesa y seguro hará campaña por él, colocando en sus listas a gente de SOL.bo.

Como nunca antes los hinchas bolivianos seguro estaremos pegados esta noche a la pantalla de TV para seguir a Lampe con Boca en la gran semifinal contra Palmeiras. Aunque comience en la banca, cruzaremos los dedos para que al arquero le vaya bien.