Escucha esta nota aquí

El ministro de Economía y Finanzas, Luis Arce Catacora, aseguró que el incremento salarial de la gestión 2015 se empezará a debatir en la primera quincena de enero del próximo año. Dijo que el trabajo se lo realizará después de la difusión oficial de los resultados de la inflación que haga el Instituto Nacional de Estadísticas (INE).

Primero hay que esperar la cifra de cierre de la inflación. Estimo que este dato lo vamos a tener dentro de dos semanas y después tendremos un panorama más claro. Las estimaciones que manejamos es que vamos a cerrar este año con una inflación de un 5,3%”, afirmó Arce.

Por parte de los trabajadores, la Central Obrera Boliviana (COB) también aguarda esos datos para después convocar a los sectores afiliados a un ampliado que elaborará el pliego petitorio del incremento salarial.

Caída del petróleo

La presencia del ministro de Economía en Sana Cruz fue aprovechada para recoger su posición en cuanto a la caída del precio del petróleo y sus posibles acciones para enfrentarla. La autoridad volvió a ratificar que el país se encuentra preparado para resistir.

“Veremos si se necesita hacer reformulaciones, mientras la posición del Ministerio es que no se van a necesitar. Cuando cae el precio del petróleo para la economía nacional, hay un efecto negativo sobre los volúmenes y los valores de exportaciones, pero tenemos un efecto positivo en cuanto a las importaciones de diésel y gasolina”, concluyó.

Evo habla de afectaciones

Pese a las declaraciones del ministro del área, el presidente Evo Morales tiene otra perspectiva en cuanto al efecto que traerá para la economía nacional. El jefe de Estado, a tiempo de acusar al Gobierno de Estados Unidos de estar detrás del descenso del precio del crudo, consideró que futuros descensos afectarán al Presupuesto General del Estado.

“Si el barril de petróleo llegara a 30 dólares, dentro del presupuesto que tenemos nos afectaría como 100 millones de dólares. Yo dudo que pueda bajar bastante”, afirmó Morales.

Este viernes el mandatario adelantó que Bolivia puede cerrar este año con un déficit fiscal porque el Gobierno realizó gastos económicos que no estaban previstos.