Escucha esta nota aquí

Los trabajadores de salud de los hospitales de segundo nivel del Plan Tres Mil, Villa Primero de Mayo y Bajío del Oriente regresaron a sus actividades normales este viernes tras llegar a un acuerdo con el Municipio de Santa Cruz.

René Bilbao, secretario ejecutivo de la Federación de Sindicatos de Ramas Médicas de Salud Pública (Fesirme), en contacto con EL DEBER informó que se logró que las autoridades municipales acepten todos los pedidos que contenía su pliego de demandas.

“Se ha logrado la recontratación de los trabajadores y además el sueldo de enero se pagará hasta el 10 de febrero. Se levantan las medidas y las movilizaciones, pero siempre vamos a estar alertas para que se cumpla lo acordado”, afirmó Bilbao.

Por su parte, Raúl Hevia, secretario municipal de Desarrollo Humano, aseguró, en declaraciones a medios de comunicación, que “todo lo que se ha pedido es coherente y es legal” y se atendió con rapidez las demandas de los trabajadores de los centros de salud afectados. “No habrán más huelgas”, añadió la autoridad.

Cierre de emergencia del Plan 3.000

Las autoridades municipales investigan si es que durante el paro de labores de tres centros de salud, que se inició el jueves, la atención de emergencias quedó suspendida en el hospital del Plan 3.000.

La Fesirme asegura que el paro se cumplió solo en los servicios de consulta externa y que en los hospitales de segundo nivel del Plan Tres Mil, Villa Primero de Mayo y Bajío del Oriente sí hubo atención en emergencias.