Escucha esta nota aquí

La última vez que se reunieron de forma masiva para protestar y pedir elecciones libres fue el 26 de enero, cuando ocuparon casi tres cuadras del centro cruceño, este sábado 2 de febrero adoptarán por tercera vez la medida, a las 17:00, en la Manzana Uno, siguiendo el llamado de Juan Guaidó, presidente de la Asamblea Nacional de Venezuela y autoproclamado presidente interino de ese país, con cada vez mayor apoyo internacional.

A través de un video, Guaidó convoca a los venezolanos del mundo a mostrar su descontento con el gobierno de Nicolás Maduro. “Nos vemos en la gran movilización nacional e internacional para seguir avanzando en este proceso que vamos a lograr muy pronto, la libertad de toda Venezuela. Nos mantenemos fuertes para lograr el cese de nuestra opresión”, llama Guaidó.

La organizadora de las acciones en Bolivia es Mary Molina, también coordinadora de Velmundo, Justicia para Venezuela y de Mundo Global, invitó a sus compatriotas a sumarse y agradeció a quienes apoyan  pesar de ser de otras nacionalidades

“Quiero agradecer especialmente al expresidente Tuto Quiroga por ayudar con el grupo IDEA a los venezolanos y a los nicaragüenses a salir de esta crisis que vivimos y a sacar a los dictadores. Él se ha puesto en los hombros a Venezuela, a Nicaragua, sin dejar a Bolivia que es su país. Ya llevamos tres concentraciones en Santa Cruz, una en La Paz y una en Cochabamba desde que Juan Guaidó se declaró presidente”, expresó a Molina, justo en medio de una fuerte presión internacional para el régimen de Maduro.

En Alemania, la convocatoria abarca ocho ciudades; 13 en Argentina; una en Australia; dos en Brasil; ocho en Canadá; cinco en Colombia; 33 en Estados Unidos; 15 en España. Los venezolanos también se manifestarán en Finlandia, Francia, Grecia, Guatemala, Holanda, Italia, Luxemburgo, Noruega, México y otros países.

Protestas en Venezuela

Este sábado también se mide en Caracas los simpatizantes de Guiadó y los de Maduro en concentraciones convocadas por ambos líderes. "Calle y más calle para defender la patria y la revolución", lanzó Maduro a sus seguidores, que se concentrarán en la Plaza Bolívar, corazón de Caracas. Sin embargo, con cada marcha surge el temor a la violencia.

Disturbios dejaron la semana pasada unos 40 muertos y 850 detenidos, según la ONU. En 2014 y 2017 dos oleadas de protestas se saldaron con al menos 200 fallecidos.

Maduro, sostenido por la Fuerza Armada, asegura que desde que llegó al poder en 1999 el líder socialista Hugo Chávez, fallecido de cáncer en 2013, la revolución ha velado por los pobres con programas sociales.

En tanto, Guaidó apunta a quebrar la lealtad de los militares -sostén de Maduro- con una amnistía si cooperan con un "gobierno de transición".

En su "Plan País", Guaidó ofrece la llegada de ayuda humanitaria, mejorar los servicios públicos -gravemente deteriorados-, frenar la hiperinflación, una nueva política monetaria y renegociar de la deuda externa, de unos 150.000 millones de dólares.

Maduro, por su parte, culpa a la derecha y a las sanciones de Estados Unidos de la crisis, rechaza la ayuda humanitaria por considerarla la puerta a una intervención militar y promete "prosperidad", aunque con el mismo modelo económico de control estatal.

Lee también | General de aviación venezolana desconoce a Maduro y reconoce a Guaidó