Escucha esta nota aquí

Los siete hermanos Angulo estuvieron aislados del mundo durante 14 años: vivieron cerrados en un departamento de Nueva York. 

Nunca tuvieron una vida normal, no asistieron al colegio (su madre los educó en la casa) y su padre -que era el único que tenía la llave del departamento- rara vez permitió que los varones salieran solos. La única mujer y la madre jamás salieron de la casa.

El único contacto que tuvo la familia con el mundo exterior se produjo a través del cine, vieron las películas que les llevaba su padre. "Creo que la intención de nuestro padre era protegernos de los peligros y el crimen que él veía en el mundo exterior. Y nunca nos alentaron a comunicarnos con la sociedad", relató uno de los hijos Angulo a la BBC.

La extraña familia

Los seis hermanos Angulo - cuyas edades oscilan entre los 16 a los 24 años - se llaman Bhagavan, Govinda, Narayana, Mukunda, Krsna, Jagadisa, y la hermana mayor, Visnu.

Son hijos del peruano Óscar y la estadouidense Susanne, quienes se conocieron en Machu Picchu, donde Óscar era guía de turismo.