Escucha esta nota aquí

Bolivia está demostrando que es "implacable" con quienes incursionan en el negocio del narcotráfico, aseguró el lunes el ministro de Gobierno, Hugo Moldiz, en alusión al reciente caso en el que está involucrado el ex comandante de la Policía, Óscar Nina.

"Bolivia está demostrando que es implacable frente a quienes se meten al negocio del narcotráfico, a la legitimación y ganancias ilícitas provenientes del narcotráfico", apuntó desde Viena, donde asiste a la 58 sesión de la Comisión de Estupefacientes de la Asamblea General de las Naciones Unidas.

Moldiz aclaró, a través de una video conferencia, que el también ex director de la Fuerza Especial de Lucha Contra el Narcotráfico (Felcn) "fue detenido producto de una investigación hecha en Bolivia, realizada por bolivianos y por el Gobierno boliviano".

La investigación, manifestó que dejó al descubierto que Nina tuvo nexos con uno de los hijos de Joaquín "El Chapo" Guzmán, líder de la organización criminal de Sinaola de México.

De acuerdo con la autoridad, el hijo de Chapo Guzmán llegó a Bolivia en 2011, pasó cursos de pilotaje y tuvo una relación con algunos efectivos de la Policía, vinculados a la Felcn, entre ellos Nina y Julio René Navia.

Según el Ministro la investigación que sigue su curso debe establecer cuántos efectivos de la Felcn están implicados en ese ilícito, y advirtió que "no permitiremos que ningún policía esté involucrado en actividades de narcotráfico y los malos uniformados tendrán que pagar las consecuencias".

Nina guarda detención preventiva en el penal de Palmasola, en Santa Cruz.
?