Escucha esta nota aquí

El papa Francisco se tomó más de seis minutos para responder las preguntas de Bolivia sobre la demanda marítima. “Siempre hay una base de justicia cuando hay un cambio de límites territoriales, sobre todo después de una guerra, hay una revisión continua de esto. Diría que no es injusto plantear ese anhelo”, argumentó cuando se le preguntó si consideraba justo el anhelo de los bolivianos de volver a tener una salida soberana al mar.

Lo dijo en una conferencia de prensa de casi una hora a bordo del avión de Alitalia, a pocos minutos de haber despegado de Paraguay, el tercer y último país que visitó en su primera gira por Latinoamérica, que duró ocho días.

El documental que le recuerda el mar 

El pontífice recordó que en los años 60, cuando estudiaba Filosofía, durante una clase con un profesor que había llegado de Bolivia vio un documental sobre este país, en el que aparecían diez departamentos y cuando tocó el décimo apareció la imagen del mar sin ninguna palabra adicional.

“Eso me quedó grabado, se ve que hay un anhelo, después de una guerra de ese tipo, surgen las pérdidas y creo que es importante primero el diálogo, la sana negociación. En este momento el diálogo está detenido, obviamente por ese recurso (que presentó Bolivia contra Chile) ante La Haya”, explicó.

Sin mediación por ahora

El santo padre calificó su posible mediación como “algo muy delicado, sería un último paso”. Si bien no descartó que lo haga, ante un pedido de ambos países involucrados, cree que es de esperarse que no todos los sectores de la sociedad estén de acuerdo.

Comparó la situación con Argentina 

Incluso recordó que en el gobierno argentino de Raúl Alfonsín, en la década del 80, el presidente hizo un plebiscito para ver si la población aceptaba la mediación del papa Juan Pablo II, en ese entonces, en el conflicto con Chile, pero hubo un sector de la población que se opuso.

“Siempre que se hace una mediación, difícilmente todo el país estaría de acuerdo, pero es la última instancia, siempre hay otra figura diplomática como los facilitadores, entre otros”.

El pontífice admitió que por ahora no hay diálogo y será así mientras no se haya resuelto el recurso planteado por Bolivia ante La Haya. También descartó, por ahora, cualquier intento de mediación, principalmente por el juicio iniciado ante el tribunal internacional.

¿El papa probó la hoja de coca?

Mientras respondía en italiano a otros periodistas del vuelo papal, Francisco aclaró mientras sonreía que no probó hoja de coca en Bolivia, como el Gobierno boliviano había informado que lo haría.

Reacción ante el polémico crucifijo 

También se refirió al regalo polémico que le dio el presidente Evo Morales, con un crucifijo, la hoz y el martillo, considerando que no lo vio ofensivo y que para él era una obra de arte de protesta, de creación del padre jesuita Luis Espinal, que fue torturado y asesinado en Bolivia. Ratificó que sus distinciones las donó a la Virgen de Copacabana, pero el crucifijo de Espinal se lo llevó al Vaticano.

Durante esta semana, el papa no tendrá celebraciones públicas en la plaza de San Pedro. Como es tradicional, en julio reduce un poco su ritmo de trabajo para descansar, ya que –según periodistas que lo acompañan durante años- él evita tomar vacaciones.