Escucha esta nota aquí

El presidente Evo Morales informó el sábado que comenzó la erradicación de cerca de 40 hectáreas de coca ilegal sembradas por comunarios de Yungas de Vandiola en el interior del Parque Nacional Carrasco en el departamento de Cochabamba.

"Serían como 40 hectáreas en dos que faltan comunidades terminar y esperamos que en estos días pueda terminarse las 40 hectáreas", manifestó, en conferencia de prensa en la localidad de Chimoré.

Antes de un iniciar un sobrevuelo por la zona, Morales explicó que la tarea comenzó ayer con ocho hectáreas eliminadas en la localidad denominada San José y con siete en la región conocida como Potrero con el respaldo legal de representantes del Ministerio Público.

El presidente dijo que con el trabajo se encontró incluso dos fosas de maceración de droga y que unas ocho o nueve familias escaparon del lugar para no ser aprehendidas.

Morales rechaza presiones

En ese contexto, Morales descalificó una huelga de hambre y una marcha efectuadas hace dos semanas en la ciudad de Cochabamba por dirigentes de Yungas de Vandiola para exigir la legalización de 785 catos de coca en su región, entre ellas las excedentarias.

Dijo que esa región cuenta con cultivos legales que serán respetados (cerca de 736), pero no se permitirá que haya excedentes.

"Hay grupos que van ahora a la ciudad de Cochabamba supuestamente huelga de hambre y una marcha y engañan al pueblo boliviano", aseveró.

Morales dijo que el Gobierno central no aceptará por motivo alguno el pedido del sector, porque el tema de fondo es que nunca se permitirá que haya cultivos de coca excedentes en parques nacionales.

"Igual pueden reunirse conmigo o el vicepresidente Alvaro García Linera, pero en vano se van a reunir porque no vamos a aceptar cocales dentro del Parque Carrasco", aseveró.