Escucha esta nota aquí

La presidenta de Chile, Michelle Bachelet, anunció este miércoles que pidió la renuncia a todos los ministros de su Gobierno y que realizará cambios en el Gabinete dentro de las próximas 72 horas.

"Hace algunas horas le pedí la renuncia a todos los ministros y me voy a dar 72 horas para tomar la decisión de quiénes se quedan y quiénes se van", dijo Bachelet en una entrevista realizada por mítico presentador Don Francisco (Mario Kreutzberger) en Canal 13.

La mandataria dijo que los cambios que llevará a cabo se deben a "múltiples elementos" y que espera que la medida fortalezca al Ejecutivo para promover las reformas que está impulsando en el país.

Los escándalos han provocado una gran desconfianza en la población y una brusca caída en la popularidad de la mandataria socialista, que ahora alcanza a un piso de 31%, el más bajo de sus dos mandatos.

El anuncio fue realizado además en momentos en que Chile se encuentra alegando la incompetencia de la Corte Internacional de Justicia de La Haya para tratar la demanda marítima que planteó Bolivia y que tiene al canciller chileno, Heraldo Muñoz, como protagonista.

"La continuidad del canciller es la arista más complicada de esta decisión, porque estamos en la semana donde se discute en La Haya si es competente o no, entonces tendremos un canciller divisionario", comentó el senador oficialista Ignacio Walker.

Posibles cambios

Uno de los nombres que más ha sido mencionado como uno de los cambios más seguros que haría Bachelet es el ministro del Interior y jefe de su gabinete, Rodrigo Peñailillo.

Considerado como el "hijo político" de Bachelet, de apenas 40 años, Peñailillo aparece involucrado en el escándalo de financiamiento irregular de campañas y su gestión en medio de la crisis política ha sido criticada.

"Era absolutamente necesario, porque la crisis política ha golpeado con fuerza las puertas de La Moneda (la casa de Gobierno)", dijo por su parte el senador Hernán Larraín, presidente del principal partido opositor, la Unión Demócrata Independiente.

Casos de corrupción

El apoyo a Bachelet y a su Gobierno se ha visto fuertemente golpeado desde comienzos de año a raíz de algunos casos de corrupción político-empresarial que se han destapado.

Una de las polémicas afectó directamente a la mandataria, cuyo hijo, Sebastián Dávalos, está siendo investigado por la Fiscalía por un millonario negocio inmobiliario que realizó junto a su esposa, Natalia Compagnon.

Sobre este episodio, Bachelet admitió, este miércoles, que su hijo fue "imprudente" al participar en una reunión en noviembre de 2013 con el empresario Andrónico Luksic, vicepresidente del Banco de Chile, en la que se fraguó la entrega de un crédito millonario a la empresa de Compagnon, en la que también trabajaba Dávalos.

El cambio de Gabinete era una medida esperada en los partidos oficialistas y los de oposición, aunque Bachelet dijo que no lo anunció antes porque el Gobierno se ha enfocado en responder ante los desastres naturales que han afectado distintos puntos del país.

"No lo hice antes porque estamos pasando desde hace dos meses situaciones superduras", señaló la gobernante en alusión a las inundaciones en el norte del país y a las erupciones de los volcanes Villarrica y Calbuco, en el sur.

Con esta medida, Bachelet espera dar un golpe de timón catorce meses después de empezar su segundo mandato y elevar su popularidad, que ha alcanzado mínimos históricos.

Según una encuesta difundida este miércoles por la consultora privada Adimark, la aprobación a Bachelet se mantuvo en abril en el 31 % y el rechazo aumentó hasta el 64 %, tres puntos más que el mes anterior.