Escucha esta nota aquí

Trabajadores en salud de los municipios de San Miguel, San Rafael y comunidades de la provincia Velasco, se sumaron para fortalecer el segundo día de bloqueo de la ruta bioceánica que vincula a las provincias chiquitanas con Santa Cruz. El sol abrasador y una temperatura de 30 grados centígrados, no ha sido obstáculo para que los médicos continúen con la medida de presión y cierren el corredor bioceánico que une a Brasil-Bolivia-Chile con el océano Pacífico.

Ayer por la tarde, el bloqueo se levantó por la torrencial lluvia caída en la región y desde las 7:00 de hoy se reinstaló a 8 kilómetros de San Ignacio. En ese lugar está el retén de cobro de peajes de Vías Bolivia, que dejó de recaudar dinero por el uso de la vía, debido a que no pasan los vehículos procedentes de Santa Cruz y del Brasil que están varados a ambos lados de la carretera.

Aquino Mejía del Sindicato de Trabajadores en Salud de la provincia Velasco, manifestó que el bloqueo continuará hasta que el Gobierno nacional se siente a dialogar con los dirigentes nacionales de los médicos y trabajadores en salud para atender el pedido de abrogación del artículo 205 del Código del Sistema Penal, que criminaliza la profesión de los galenos del país.

Los bloqueadores piden el apoyo de la población para que el Gobierno escuche sus demandas y este problema que lleva más de 30 días se solucione, manifestó el director del hospital municipal de San Miguel de Velasco, Luís Fajardo.

Aun lado de la carretera los trabajadores en salud cocinan una olla común y algunos amigos y familiares les han llevado agua para combatir la sofocante jornada. Mientras tanto una patrulla de la Policía Boliviana de Frontera también está en el lugar del bloqueo y comprobó que la medida no ha provocado desmanes.