Escucha esta nota aquí

El anuncio del Gobierno de implantar un tranvía en la capital cruceña, que se integre con un tren interurbano, saca a flote el debate con respecto a si es lo que la ciudad necesita para modernizar su sistema de transporte, uno de los principales problemas de la urbe cruceña

Siete entendidos en urbanismo y vías ven con buenos ojos la propuesta del Gobierno y la consideran viable, tomando en cuenta que se anuncia una fuerte inversión; sin embargo, sugieren revisar el proyecto para adecuarlo a la estructura urbana de la ciudad.

La propuesta anunciada por el presidente Evo Morales plantea incorporar un tren urbano que una el Plan Tres Mil con la zona norte, atravesando el centro cruceño. El proyecto contempla dos terminales centrales, una en la rotonda del Plan Tres Mil y otra en la avenida Busch, con paradas en diferentes puntos, como los módulos universitarios, Los Pozos, el Cementerio General, la Bimodal y la avenida Tres Pasos al Frente (ver infografía).

Este sistema irá acompañado de un tren metropolitano que unirá a la ciudad con Montero. Ambos sistemas serán inaugurados en 2019, con una inversión de $us 750 millones, según el plan del Gobierno.
Los arquitectos Mario Joaquín Aguilera, Edmundo Gantier, Julio Gillaux, Ernesto Urzagasti y Ronald Daga, directivos del Colegio de Arquitectos, además del arquitecto Luis El-Hage, califican de positiva y viable la iniciativa del tren urbano, aunque hacen observaciones sobre todo al recorrido planteado; mientras que el presidente de la Sociedad de Ingenieros, Carlos Gutiérrez, lo ve más como un proyecto a largo plazo.

Rediseño del proyecto
Para los miembros del Colegio de Arquitectos, la propuesta debe ajustarse a la estructura urbana de la ciudad, al flujo de pasajeros y, además, se debe considerar su impacto en las actividades de la ciudad, a fin de que tenga una buena funcionalidad y se optimice la inversión de los recursos.

“El recorrido planteado no se adecua a la estructura actual de la ciudad y, por lo tanto, no sería bien aprovechado por el total de la ciudadanía, al unir solo dos zonas. Hay que tomar en cuenta que Santa Cruz es una ciudad radio concéntrica y no lineal”, expresó Gantier, al agregar que los anillos y radiales pueden servir mejor como conectores de los trenes urbanos, pero sobre la base de un estudio más específico.

Similar es el criterio de Urzagasti, que considera que el trazo sugerido puede poner en conflicto todo lo que sucede con la trama de la ciudad y pide pensar también en qué va a pasar con los otros tipos de transporte que hay en la ciudad.

Aguilera y Guillaux sugieren tomar en cuenta el impacto en torno a las paradas y en las calles estrechas, como la Aroma. Ambos coinciden en que se debe reconsiderar la ruta del proyecto.
Con respecto al tren interurbano, los consultados señalan que no justifica, dado al flujo de pasajeros que hay actualmente.

Otras alternativas
Los profesionales coinciden en que el sistema de buses actual caducó. En este sentido, Aguilera y El-Hage piden considerar también otras alternativas, como el sistema de buses articulados o BRT (Bus Rapid Transit, por sus siglas en inglés), que resulta más económico y puede adaptarse bien a la estructura de la ciudad.

Por su parte, Gutiérrez sugiere implementar un trolebús (buses eléctricos) en radiales y anillos, “que son trenes eléctricos más pequeño que el tren urbano, en que se pueden transportar entre 100 y 200 personas