Escucha esta nota aquí

¿Qué intepretación hace del fallo del Tribunal Constitucional que declara la inconstitucionalidad de cuatro artículos de la CPE y que habilita la repostulación del presidente?
Liberar de no restricción del derecho es lo que ha llevado, doctrinariamente, al Tribunal Constitucional a declarar procedente el recurso interpuesto por legisladores del MAS y de algunos opositores. Es un fallo que se sujeta a la Constitución, artículo 256; a la Convención Americana (de Derechos Humanos), artículos 23 y 24, que parten de la premisa de que los tratados internacionales en materia de derechos humanos, en el que forman parte los derechos políticos, tienen primacía ante la Constitución. Esto se refieren a la participación política, al derecho de elegir y de ser elegido sin ninguna restricción que no sea por sentencia ejecutoriada, declaración de incapacidad, por muerte, por edad y por nacionalidad que son las únicas cinco restricciones que están contempladas en la Convención Americana. En mi criterio, ha sido un fallo absolutamente apegado a la Convención Americana referida al derecho preferente. Esto no es solo para el presidente, sino a todas las autoridades electas en el ámbito nacional y subnacinoal. Tampoco es para la reeleción, sino que ofrece la posibilidad de postularse y en 2019 se verá si la gente le ofrece mayoritariamente su respaldo.

Algunos analistas dicen que apelar a recursos extraconstitucionales para modificar la CPE es un subterfugio para disfrazar una dictadura. ¿Qué opina?
No comparto ese criterio. La democracia es participación y ampliación permanente de derechos y, en definitiva, con el voto se decide si ese candidato cuenta o no con apoyo popular. Los rasgos liberales de la democracia son: libertad de organización política, que en el país están absolutamente garantizados; libertad de expresión, en Bolivia existe total y amplia libertad, a tal punto de que algunos medios y en las redes sociales descalifican, insultan y ofenden al presidente. Otro rasgo es el pluralismo partidario, y que sepa en el país hay varios partidos. Si uno ve la Carta Interamericana de la OEA, en Bolivia existen todas las condiciones para el orden democrático. Solo se ha planteado que se cumpla el derecho de elegir y de ser elegido.

Precisamente, el 21-F la mayoría votó para que no se modificara el artículo 168 de la CPE que posibilitara la reelección indefinida, ¿se irrespetó esa decisión?
El 21 de febrero de 2016 la gente fue a votar para ver si estaba de acuerdo o no con modificar el artículo 168 de la Constitución, que posibilitaba la repostulación del presidente Evo Morales y del vicepresidente Álvaro García Linera. Hubo resultado,  la gente dijo no, por un estrecho margen, pero hubo resultado. En este caso, la demanda ante el TCP no es para modificar el artículo 168, sino para preguntar si el derecho a elegir o a ser elegido tiene que sufrir restricciones; en este caso el TCP, como muchas salas constitucionales en América Latina, respondió que el derecho a elegir y a ser elegido no debe tener restricciones, salvo las cinco causales que establece la Convención Americana.

¿Hubo un golpe de Estado técnico en Bolivia?
No, eso es un fantasma. En algunos casos, hay lecturas incorrectas, en otras abiertamente interesadas para buscar posicionar en el exterior y dentro del país que se acabó la democracia y que estamos ante un Gobierno dictatorial. Se garantizan las condiciones de la democracia. Ojalá que la oposición no responda como en Venezuela, donde se generaron focos de violencia y hemos visto cómo ha terminado eso porque la violencia solo provocará la precipitación de la derrota política y electoral de la oposición. Ellos tienen todo el derecho a oponerse al fallo del TCP, pero sin apelar al ejercicio de la violencia. A mi juicio, deben prepararse con una candidatura única, pero a mi modo de ver, están fragmentados, divididos y sin propuestas nuevas. Sin embargo, también creo que el oficialismo tiene dos desafíos: el primero, seguir garantizando la calidad de la gestión, rectificando rápidamente errores que se puedan cometer, cortar a tiempo cualquier tema de corrupción; no es que lo esté haciendo mal, pero tal vez se tienen que hacer ajustes. Segundo, volver mucho más activo a los movimientos sociales, porque mientras exista imperialismo y capitalismo la lucha no ha terminado.

¿Bolivia está en los pasos de imitar a lo que ocurre actualmente en Venezuela?
En Venezuela ha sido derrotado el golpismo instrumentalizado por Estados Unidos y el señor (Luis) Almagro. Si  la oposición boliviana quiere revisar la receta de violencia, va a ser derrotada, como ocurrió en 2008 y en 2009. Hago una lectura inversa a la de los opositores venezolanos. En este momento hay un obstáculo institucional que fue vencido en base a la CPE, pero la oposición boliviana intentará hacer lo mismo que en Venezuela; habrá escenario de las calles, pero ojalá sin violencia, y un escenario electoral en el que salió derrotada y el desafío del MAS, además de vencer en este escenario institucional, es prepararse para vencer en todos los obstáculos. En el ámbito internacional, explicar el carácter constitucional de este fallo; el segundo, estaremos en las calles, a través de los movimientos sociales, en caso de ser necesario, y tercero, prepararse con una adecuada estrategia para ganar las próximas elecciones.