Escucha esta nota aquí

La inversión privada nacional es una "vergüenza" cada año y para 2015 no representa ni el 10% del Producto Interno Bruto (PIB) del país, aseguró el ministro de Economía y Finanzas Públicas, Luis Arce.

El Ministro explicó que la inversión total en el país para 2015 llegará a un 22% del PIB nominal, pero la inyección pública concentrará el 15%, dejando al empresariado privado nacional sólo un 7% de participación.

"Es una vergüenza que nuestros empresarios estén invirtiendo 1.100 y 1.200 millones de dólares por año. La inversión en la gestión 2015 estará en torno al 22% con respecto al PIB; por lo tanto, si ellos invierten digamos un 7%, quiere decir que el 15% de la inversión con respecto al PIB corresponde al Estado, es decir que no llegan ni al 10% del producto de inversión", indicó.

El Ministro de Economía ratificó que la inversión pública para este año superará los 6.000 millones de dólares, mientras que los empresarios privados anunciaron una inversión de 1.700 millones de dólares.

Inversión extranjera es mayor que la local 

"Yo les hacía notar (a los empresarios del país) que la inversión extranjera el año 2013 fue de 1.750 millones de dólares, más que los empresarios (nacionales), entonces está claro que hay un problema de agresividad de nuestros empresarios privados", insistió.

Gobierno justifica la reducción del crecimiento 

Con esos argumentos, Arce justificó la reducción en la previsión de crecimiento de Bolivia para este año, de 5,9% a 5%, reajuste elaborado por la escasa inversión del empresario nacional, a pesar de ser un sector que hasta cuadruplicó sus ganancias en los últimos nueve años.

"No pues, si ellos (el empresariado nacional) no van a invertir, el Estado va a tener que invertir. No podemos dejar que la economía se paralice por una equivocada decisión de inversión del sector privado", enfatizó.

Incremento salarial 

Respecto al incremento salarial, dijo que es parte de las políticas del Gobierno estimular la demanda interna, mediante el aumento a la capacidad adquisitiva de la población para fortalecer la economía nacional en medio de un clima mundial adverso, mecanismo que -dijo- "el sector privado no estará de acuerdo porque no le interesa, no quiere gastar su plata".

"Por más que pongamos 0,1 por ciento de crecimiento de salario. Ellos siempre van a apostar hacia abajo, ellos no quieren pagar incrementos salariales", sostuvo.