Escucha esta nota aquí

En Bolivia se festeja el Día del Padre desde 1958, en homenaje a San José, el esposo de la Virgen María, la madre de Jesús. Desde entonces aquella figura familiar, equilibrio y pilar del hogar recibe agasajos y muchas muestras de cariño, celebración que cada vez se ha acrecentado, ayudada, en parte, por el sentido comercial y por los medios de comunicación social. En este caso nos hemos centrado en aquellos padres que solo tienen hijas, que son los benditos entre todas las mujeres. Estos progenitores coinciden en que es lo más hermoso del mundo tener solo chicas, y que no se cambian por nadie. Dicen que es una bendición de Dios, que él decide si envía niño o niña a un hogar, y que lo aceptan con muchísimo agrado. Y ahora que las hijas crecieron, están más contentos. Expresan que las chicas son cariñosas, tiernas, preocupadas por ellos, detallistas y que todo el tiempo los adulan. Y ante tanta muestra de amor, solo dan gracias al creador por la familia que tienen. Aunque algunos expresaron que en algún momento desearon haber tenido un varón, no cambiarían por nada su hogar; dicen que así como están, son muy felices, solo con hijas. Desde que las chicas nacieron, hasta ahora que algunas son adultas, los han acompañado en sus momentos especiales y han estado firmes para dar amor y mucho apoyo, comentaron estos felices padres. Y como los tiempos han cambiado, ellos conversan de todo y con sinceridad con sus hijas. Por eso es que se han ganado el título de los reyes de la casa.

ROSENDO CUÉLLAR SUÁREZ
Érika, María René, Graciela y Susana

 Formó una hermosa familia junto a Graciela Égüez y llevan 36 años de casados. Para él tener solo hijas es una bendición y no cambiaría nada de su vida, porque ellas son quienes han hecho que su existencia sea hermosa. Dice que es el adulado de su hogar y nada se compara con todo lo que las chicas le brindan. Ellas siempre están pendientes de que él esté bien y son muy tiernas.