Una noticia falsa se hizo viral en pocas horas en las redes sociales. Se trata de la supuesta caída del satélite de telecomunicaciones boliviano Túpac Katari, cuyos restos habrían aparecido en las aldeas chinas de Zhangxi y Quxi.

Uno de los que se creyó la mentira y la usó de manera política es el opositor Samuel Doria Medina quien, a través de sus cuentas en Facebook y Twitter, compartió la noticia:
,

Samuel noticia falsa
,

El artículo publicado por el portal Bolivia Prensa inicialmente señala que el satélite cayó a la tierra pero, párrafos más adelante, desmiente esa información y publica declaraciones del director de la Agencia Boliviana Espacial (ABE), Iván Zambrana, durante una entrevista en radio Panamericana. 

El funcionario indica que lo que se ve en la foto es una de las etapas del cohete propulsor que llevó al satélite boliviano hasta la órbita terrestre. Explicó que los cohetes despegan y van quemando etapas a medida que agotan su combusible y ascienden en la atmósfera. 

Zambrana informó que el satélite "goza de una salud perfecta, está funcionando al 100%. Está en su posición en el espacio”. Agregó que la noticia falsa circuló el año pasado en China y que fue reproducida en Bolivia como si fuera cierta. "Hay un error en esa información" manifestó.

Las repercusiones en el "post" de Samuel Doria Medina no se dejaron esperar, muchos usuarios criticaron al jefe de Unidad Nacional por haber creído que era cierto y no haber terminado de leer la noticia. Las redes sociales se hicieron eco del error del líder opositor.

El satélite Túpac Katari está en órbita geoestacionaria (es decir que gira junto con la tierra y da la impresión de no moverse) y a una altura aproximada de 36.000 kilómetros, por lo cual es prácticamente imposible que sea atraído por la fuerza la gravedad.