Escucha esta nota aquí

Dos médicos especialistas fueron declarados culpables del delito de homicidio culposo por la muerte de una bebé sucedida en 2013. Según la sentencia, la muerte de la menor fue provocada por la mala atención que recibió en el Hospital Obrero de la Caja Nacional de Salud de la ciudad de Cobija, capital del departamento de Pando. 

El Tribunal Segundo de Sentencia de Pando determinó una condena de cuatro años de cárcel en contra del ginecólogo E.R.V.G y tres años de presidio contra la pediatra D.V.C.A, según el reporte del diario La Perla del Acre.

Una tercera profesional de la medicina, especialista en pediatría, fue absuelta de todos los cargos.

El juicio concluyó el pasado viernes 6 de febrero, sin embargo los resultados del proceso judicial no se hicieron públicos hasta este lunes.

El Tribunal determinó que no se atendió oportunamente a la mujer embarazada y la bebé recién nacida no recibió los cuidados necesarios lo que derivó en su muerte.

Al nacer la bebé no lloraba

Según señala el diario La Perla del Acre, el caso data del 5 de marzo de 2013, cuando una mujer ingresó en trabajo de parto en el Hospital Obrero de la ciudad de Cobija. Entonces el médico de turno, de especialidad ginecólogo, le sugirió que camine por un lapso de dos horas para que logre dilatación, cuando los dolores de parto incrementaron el profesional ya no se encontraba en el hospital.

El bebé nació con la ayuda de un estudiante practicante, de nacionalidad brasileña, y no de un profesional médico, presentando diversos problemas desde su nacimiento, no lloraba ni podía lactar.

Una junta médica del hospital decidió derivarlo a la ciudad de La Paz recién a los tres días de su nacimiento, donde los padres encontrarían un nuevo obstáculo, se negaron a hacer los análisis porque era fin de semana y el laboratorio no abría hasta el lunes.

Ante las circunstancias, los padres lo llevaron a una clínica privada donde la niña recién nacida falleció siete días después.

Los padres de la bebé presentaron entonces una denuncia por negligencia médica ante el Tribunal Departamental de Justicia de Pando. El proceso duró cerca de dos años.

Responsabilizan a los padres

El Colegio Médico de Pando se declaró en estado de emergencia y calificó como una “injusticia” la sentencia emitida en contra de los dos profesionales médicos.

La abogada de los médicos sentenciados, Milena Balcázar, denunció una serie de irregularidades en el proceso y aseguró que no se dejó demostrar que los verdaderos culpables de la muerte son los padres de la niña.

“Los principales responsables de la muerte de la bebé son los propios padres, la negligencia es de los padres, porque no hicieron caso a las recomendaciones de los médicos”, dijo Balcázar al diario la Perla del Acre.

La defensa de los galenos anunció que apelarán la sentencia emitida durante el juicio oral, mientras que los profesionales médicos analizan qué acciones tomar para defender a sus colegas.