El paro indefinido al que convocó la Federación Sindical de Trabajadores de la Caja Petrolera de Salud (CPS), en demanda de la renuncia del director general Víctor Hugo Villegas, enfrenta hoy, en su tercer día de protesta, una advertencia del Gobierno de descuentos a los trabajadores que abandonen sus puestos laborales y, en Santa Cruz, el inicio de una investigación que se activó en la Fiscalía.

Por un lado, la ministra de Salud, Ariana Campero, pidió hoy a los manifestantes de suspender el paro que cumplen desde el lunes para entablar el diálogo y manifestó que si el sector continúa con la medida de presión serán pasibles a descuentos, ya que el Ministerio de Salud instruyó a la Gerencia Nacional de la entidad aseguradora que proceda a la sanción por día no trabajado.

"No van a haber conciliaciones y no se va a conversar con los que paren para hacer una devolución posterior, si se para se le descuenta", advirtió la ministra de Evo Morales.

Por otra parte, en Santa Cruz, la fiscal Yolanda Aguilera se apersonó en la Caja para verificar una denuncia que formalizó el representante de esta institución. Señaló que el paro de actividades administrativas no afecta en la atención a los asegurados y que se está llevando un proceso en contra de los dirigentes que organizan estas medidas de protesta.

Al respecto, la dirigente sindical cruceña de la CPS, Cristina Morales, señaló que no se dejarán amedrentar por las advertencias y que están defendiendo a la institución.

Según los que protestan, Villegas realizó una mala gestión administrativa, pues contando con Bs 251 millones para la ejecución de proyectos para esta gestión, solo ejecutó un 1,62%. Es decir, solo Bs 4 millones.