Escucha esta nota aquí

El presidente de Bolivia, Evo Morales, entregó la presidencia del G-77 + China a Sudáfrica en un acto realizado en la sede de la Organización de Naciones Unidas (ONU) en Nueva York.

En representación del Gobierno de Sudáfrica, el viceministro de Relaciones Exteriores de este país, Luwellyn Landers, asumió la presidencia del G-77 + China.

En el acto, también participó el secretario general de la ONU, Ban Ki-Moon, el embajador boliviano ante este organismo, Sacha Llorentti y los representantes de los 133 países miembros del G-77. 

Los logros

Evo Morales señaló como uno de los principales logros del liderazgo de Bolivia al frente del G-77 la firma de la Declaración de Santa Cruz, la cual se suscribió durante la cumbre realizada en esta ciudad boliviana en julio de 2014.

“En esta importante cumbre participaron representantes de 129 países miembros del grupo”, recordó el presidente boliviano.

Morales también destacó que durante la gestión boliviana, que se llevó adelante durante el 50 aniversario del bloque, se logró el relanzamiento del grupo que reúne a la mayor cantidad de países miembros de la ONU.

“Esperamos que el relanzamiento sea inédito, histórico. Juntos nos ponemos en las miras de nuestros pueblos para seguir trabajando por el G-77, pero también por el resto de la humanidad. Tengo mucha confianza en nuestro grupo”, concluyó.

Sudáfrica reconoce la gestión boliviana

El viceministro de Relaciones Exteriores de Sudáfrica, Luwellyn Landers , a nombre de su país, comenzó su gestión al frente del G-77 + China agradeciendo el “liderazgo sobresaliente de Bolivia” durante 2014.

“Podemos asegurar que no vamos a escatimar esfuerzo alguno para mantener este legado”, dijo Landers.

Sudáfrica se planteó como principales retos, durante 2015, afrontar el 70 aniversario de creación de la ONU y la llegada de la fecha límite para el cumplimiento de las Metas del Milenio.