Martín Belaunde, exasesor del presidente peruano Ollanta Humala, ingresó a Bolivia por Desaguadero y con ayuda de sus amigos el pasado primero de diciembre, según reveló en una entrevista a un medio de su país.

"Yo me escapé solo; hice mi propia estrategia, me ayudaron algunos amigos y me escapé solo. ¿Quién podría ayudarme si el Gobierno me persigue? La derecha me persigue mediáticamente a través de sus voceros políticos. Incluso el Gobierno ha intentado meter un equipo de policías aquí a Bolivia”, confesó el empresario. 

Además agregó que "ingresó a Bolivia el primero de diciembre por Desaguadero, todas las demás teorías son mentiras". Además sostuvo que es víctima de espionaje desde 2009 porque interceptan los correos electrónicos que recibe.

Explicó también que trabajó con Humala por sus ideas y "no por querer hacer negocios que es de lo que pretenden ahora acusarme".

Belaunde informó que en las elecciones del 2010 en Perú apoyó a bastantes frentes regionales, sin "hacer un negocio con el Estado”.

En Bolivia corre el plazo de los 120 días para que el Concejo Nacional de Refugiado (Conare) defina la situación del acusado de corrupción en Perú. Sin embargo, ese plazo podría ampliarse en 30 días en caso de que exista una apelación ante una posible decisión negativa para Belaunde.