Escucha esta nota aquí

Veinte años después de su primer título, Francia volvió a consagrarse ayer y lo hizo gracias al trabajo y respeto a un proyecto.  Muchos de los héroes de hoy, solo leyeron o vieron videos de aquel logro, mientras que otros aún eran muy niños, ya que la edad promedio de esta selección es de 27 de años.

La historia, que tuvo un final feliz, les fue bien contada por su seleccionador, Didier Deschamps, el capitán de ese equipo por ese entonces y quien levantó el trofeo en el podio del estadio Saint-Denis. Pero las vivencias de la proeza de 1998 no eran para cualquiera y fue así que Didier eligió a 23 para contárselas y no se equivocó. Sus palabras cayeron en los mejores oídos, en los mejores jugadores.

Te puede interesar:

Criticado por no llamar a Karim Benzema, Alexandre Lacazette, Anthony Martial y Adrien Rabiot, el técnico prefirió apostar por el proyecto, por los nuevos valores.

Los ‘chicos’ de Deschamps habían quemado las etapas de formación y llegaron a Rusia con las maletas cargadas de experiencia y otros, con deseos de llenarlas.

Calidad y experiencia

Si bien a Francia le funcionaron todos sus jugadores, hubo quienes estuvieron al frente tironeando el carro. Las manos del experimentado Hugo Lloris, la seguridad de Samuel Umtiti y de Raphael Varane, en la zaga; la fuerza de Matuidi y Kanté y la habilidad de Pogba, en la zona de contención, fueron determinantes para destruir el juego enemigo.

La seguridad que tenían de medio campo para abajo, les permitía a los franceses explotar su juego como también la velocidad en ofensiva, tal como sucedió con Mbappé, que hizo su mejor partido ante Argentina, demostrando el porqué de su cotización a los 19 años y con cuatro goles en el Mundial de Rusia.

También puedes leer:

Para no dejar solo a la estrella del Paris Saint Germain, estaba la figura del Atlético de Madrid, Antoine Griezmann, que además de sus cuatro goles, movió los hilos del equipo.

Finalmente el gigante Olivier Giroud, que con sus 1,93 m no hizo ningún gol en Rusia, pero sí fue clave para que el resto del equipo tuviera los espacios que hoy les permiten celebrar.