Escucha esta nota aquí

Alrededor de 6.000 comerciantes ambulantes se resisten a dejar las calles de los alrededores del obelisco del Plan Tres Mil, donde por casi dos décadas se asentó un mercado callejero, cuyos vendedores ahora están en sus propias instalaciones en la avenida San Aurelio. Los mercaderes callejeros se han posesionado en las áreas que quedaron libres, los cuales, en un operativo de desalojo que emprendió ayer la Alcaldía, provocaron heridas a un funcionario de la Dirección de Espacios Públicos y a un guardia municipal, abortando la intervención.

Según el responsable de Espacios Públicos, Orlando Otero, son permanentes los controles para evitar la toma de calles y de camellones en los antiguos mercados, tocándole el turno ayer a El Mechero, donde en la calle 1 ha comenzado a crecer el número de vendedores, formando un nuevo centro callejero de comercio que cuenta con la venia de los dueños de casa de la zona.

“Un funcionario municipal quedó con el ojo hinchado y un gendarme resultó con una ceja partida, los cuales han sido atendidos oportunamente, mientras que se ha instruido a la Dirección Jurídica que elabore los antecedentes de las personas que los atacaron, las mismas que hace tiempo fueron identificadas, para presentar la demanda ante la Policía”, refirió Otero.

Aunque en el operativo participaron más de 100 funcionarios de la comuna, necesitaron del apoyo de la Policía, cuyos efectivos llegaron un poco tarde, pero lograron cuidar las espaldas de los gendarmes en su retirada.

Zona apetecida

La justificación que dan los vendedores callejeros es que necesitan ganar el pan del día y la zona de El Mechero es muy concurrida, más aún cuando están cerca las fiestas de fin de año, es por ello que piden a la Alcaldía que no los molesten. Sin embargo, pasada la refriega, los comerciantes retomaron las calles para ofrecer sus productos con tranquilidad.

Otero dijo que harán respetar las normas de no permitir asentamientos callejeros. “Los productos decomisados ayer han sido entregados a los hogares de niños que dependen de la municipalidad, pues nada se devolverá”, acotó.