Escucha esta nota aquí

Una de las consecuencias de la caída de los precios internacionales del petróleo en el país es el recorte de casi 40% de los ingresos por transferencias de las gobernaciones . En Santa Cruz, la inversión en obras viales y de salud son las principales áreas afectadas.
 
El secretario interino de Hacienda de  la gobernación de Santa Cruz, Carlos Schlink, dijo que el recorte por transferencias será duro y reiteró la posición de la administración local de que el pacto fiscal es la vía para compensar la reducción de dinero. 

"Las contrapartes para carreteras, salud y todos los proyectos sociales que encara la Gobernación (serán afectados) porque nos están bajando el 40% de los ingresos", explicó a EL DEBER.

Los recursos que recibirá en 2016 la gobernación por concepto de transferencias del Índice de Desarrollo Humano, regalías y otros ascienden a cerca de 850 millones bolivianos. Antes el monto alcanzaba a 1.300 millones. "Son 550 millones menos", calculó Schilink.
?
"En todas las áreas se harán ajustes y no hay un plan para compensar la situación porque todos los recursos son por transferencias", manifestó. 

El senador de Unidad Demócrata, Óscar Ortiz, dijo que el pacto fiscal es necesario para que las gobernaciones puedan atender, entre otras responsabilidades, a los hospitales porque el Gobierno les transfirió la competencia, pero sin recursos

"El planteamiento es que de los impuestos vaya un 50% a las regiones, 20% para las gobernaciones, 23% para municipios, 6% para universidades y 1% para los pueblos indígenas", propuso.