Escucha esta nota aquí

El Foro de Países Exportadores de Gas (FPEG) reclamó este lunes un precio justo que defienda las inversiones en la única fuente de energía "limpia" que puede garantizar las necesidades energéticas del mundo y el desarrollo sustentable en el futuro inmediato.

Esa fue la conclusión principal de la III Cumbre del FPEG que se realizó este lunes en Teherán, con la presencia de nueve jefes de Estado y de Gobierno y de otros diez altos dirigentes de los países de la organización, que mostraron una gran sintonía a la hora de pedir mayor cooperación mutua, más integración y más concertación para luchar contra los rivales de la industria.

Bolivia sede en 2017 

Además, se anunció que Bolivia será la sede de la IV Cumbre del Foro los Países Exportadores de Gas (FPEG), que se celebrará en noviembre de 2017.

El presidente iraní, Hasán Rohaní, fue el encargado de anunciar la designación de Bolivia como próxima sede de la reunión en una declaración a la prensa al término del encuentro, que congregó hoy a nueve jefes de Estado y de Gobierno de los 19 países que forman
parte de la organización.

El encuentro se desarrolló en medio de muy estrictas medidas de seguridad y quedó marcado por numerosos encuentros bilaterales entre los participantes, entre los que estuvieron los presidentes de Rusia, Vladímir Putin; Bolivia, Evo Morales, y Venezuela, Nicolás Maduro.

Promoción del gas natural

En su declaración final, el FPEG pidió impulsar la promoción del consumo de gas natural como el combustible fósil más limpio y como el único que permitirá lograr un desarrollo sostenible a escala global.

La noción de defender el gas natural como una fuente de energía "limpia, confiable y eficiente" y la única capaz de cumplir "un papel vital" para lograr el desarrollo sostenible fue repetida por todos los participantes, que también pidieron al mercado "un precio justo" por ese valor esencial para el futuro energético del planeta.

En ese sentido, la organización decidió enviar un comunicado a la Cumbre del Cambio Climático que se celebrará en París la próxima semana para destacar los beneficios del gas natural y pedir que sea "el combustible de elección" para que la canasta energética global sea sustentable.

"En la cumbre de hoy (lunes), los miembros afirmaron, discutieron y revisaron el tema de llevar a un mayor nivel las colaboraciones y la cooperación entre los miembros, tanto en el mercado como en las inversiones", declaró a la prensa el presidente iraní, Hasán Rohaní, al término de la reunión.

El mandatario apuntó que dado que los países del Foro controlan el 70 % de las reservas mundiales de gas, la reunión "tuvo gran importancia" y abogó por que eso se traduzca en "influencia" global.

No a la regulación

Ninguno de los participantes expresó directamente la necesidad de que el Foro se transforme en un análogo de la Organización de Países Exportadores de Crudo (OPEC) que regule y determine los precios del gas y sus niveles de producción, si bien casi todas las intervenciones apuntaron hacia ese camino.

"Hay que adoptar políticas bien coordinadas en el campo de la producción y el mercado, en el entendido de que una mejora en los beneficios de un país no implica necesariamente pérdidas para otros.

De hecho, los beneficios de cada uno de los miembros del FPEG pueden conseguirse más fácilmente cuando hay una sola estrategia basada en beneficios colectivos", subrayó el propio Rohaní durante su intervención en la cumbre.

Participantes

En el encuentro participaron delegados de Rusia, Irán, Catar, Argelia, Bolivia, Egipto, Guinea Ecuatorial, Libia, Nigeria, Trinidad y Tobago, Venezuela y Emiratos Árabes -los países de pleno derecho- así como de Holanda, Irak, Omán, Perú, Kazajistán, Noruega y Azerbaiyán -observadores-.

La cumbre acogió también como invitado especial al presidente de Turkmenistán, Gurbangulí Berdimujamédov.