Escucha esta nota aquí

 

La modelo María Luciotti se paseó por varias calles, centros comerciales y restaurantes estando prácticamente desnuda. Había sido pintada por su madre, la artista Jen Seidel, que hizo una 'obra de arte' en el cuerpo de la modelo que engañó a muchos.

Durante su recorrido mucha gente tuvo que mirar dos veces o darse la vuelta para convencerse de que se trataba de una pintura. A muchos les arrancó una risa.

María lucía tranquila, relajada y caminaba prácticamente normal ensayándose prenda en diferentes tiendas. El experimento fue exitoso y ratificó el gran talento de Jen Seidel.

 

Mira el video: