Escucha esta nota aquí

El estadounidense Walter James Palmer es el gran ausente de la audiencia prevista en el tribunal de Hwange, junto al parque en el que se produjo la caza organizada contra el protegido león africano Cecil.

Johnny Rodrigues, dirigente del grupo Fuerza Tarea de Conservación de Zimbabwe, explicó que los guías llevaron a Palmer al Parque Nacional Hwange el pasado 6 de julio, informó la cadena de noticias CNN.

"Fueron a cazar por la noche con un reflector y avistaron a Cecil. Ataron un animal muerto a su vehículo para atraerlo y hacerlo salir del parque", dijo Rodrigues a CNN.

Agregó que Palmer hirió a Cecil con una flecha y que los dos hombres lo siguieron y lo hallaron unas 40 horas después y lo mataron a tiros.

Se dieron cuenta que tenía un collar GPS y trataron de destruirlo, contó el dirigente. Le quitaron la piel y lo decapitaron. Contrario a lo que ha informado anteriormente, la cabeza no ha sido hallada.

Palmer salió del país

El dentista estadounidense abandonó el país hace unos días, antes de que estallara el escándalo por la caza.

Según una fuente cercana al caso, solo pasó una semana en Zimbabue, y no fue hasta después de su salida cuando las autoridades del parque y los defensores de la naturaleza alertaron de la muerte del león macho, célebre por su melena negra, poco frecuente en el África austral.

Cecil, que era la estrella de este parque al que acuden decenas de miles de amantes de los safaris fotográficos, nació en Hwange hacía 13 años.

Además, este león era parte de un proyecto de investigación de la Universidad de Oxford, por ese motivo llevaba un collar de localización por GPS.

En un comunicado publicado el martes, Palmer, dentista de profesión, lamentó la muerte del león, pero aseguró que había seguido las indicaciones de sus intermediarios y que había "confiado en la experiencia de los guías locales profesionales para cazar en el marco de la legalidad".

Juicio para los guías

En el tribunal de Hwange esperaba en una sala este miércoles a Theo Bronjorst, organizador de grandes cazas de leopardo, y Honest Tyrone Ndlovu, propietario de la granja en la que se encontraron los restos del león a principios de mes, gracias al emisor GPS instalado en el collar del animal.

Un amigo de la familia Bronkhorst, Ian Ferguson, defendió que se trató de un accidente.

Cerró sus cuentas y su clínica

Palmer cerró sus cuentas de Twitter y Facebook tras los ataques recibidos, y muchos defensores de la naturaleza acudieron a su clínica dental a dejar peluches y flores en recuerdo del león, por lo que decidió también cerrar su clínica física y virtualmente.

La asociación de defensa de los derechos de los animales (PETA) pidió en un comunicado que Palmer sea "extraditado, juzgado y preferiblemente ahorcado", por haber matado a Cecil.

Cazadores del mundo entero se sienten atraídos por las conocidas reservas del sur de África, ricas en felinos, elefantes y rinocerontes. Esta caza, reglada y totalmente legal, es una importante fuente de ingresos en la región, pero también crea problemas.

En Zimbabue la caza sólo está autorizada en las reservas privadas y respectando ciertas cuotas, pero no en parques nacionales como el de Hwange.