Destroyers se enfrentará a Avilés Industrial en uno de los partidos más importantes de 2018 para el equipo cuchuqui. Una falla le puede costar caro al conjunto que dirige Óscar Ramírez, que busca mantenerse en la División Profesional. El encuentro es por el descenso indirecto. Se jugará a partir de las 15:30 en el estadio IV Centenario de la capital chapaca.

El equipo cerró prácticas este sábado y quedó listo para partir a Tarija. La dirigencia hizo los esfuerzos para que la delegación viaje en vuelo chárter. "El equipo está completo y seguro que vamos a ganar. El avión parte a las 12:00 desde El Trompillo", afirmó a DIEZ, Renato Wellington, gerente deportivo del club.

Para este primer cotejo Ramírez solo tiene una duda, la inclusión de Daniel Saravia por Jorge Vargas en el medio sector; sin embargo, la variante la confirmará minutos antes del lance. El resto del equipo será el mismo que igualó (2-2) con Universitario de Sucre en el Tahuichi. El DT cruceño hasta ahora no conoce de triunfos al mando del cuchuqui. De los nueve partidos que dirigió empató tres y perdió seis.

De sacar un resultado positivo el equipo cruceño (triunfo o empate) tratará de cerrar la llave en Santa Cruz el 26 de diciembre en el partido de vuelta; sin embargo, en caso de perder está obligado a ganar de local para forzar un partido extra. No hay gol diferencia.

Tras finalizar el encuentro el plantel retornará de inmediato a Santa Cruz. Este partido estará dirigido por una terna paceña. Será árbitro central Luis Irusta, colaborado por Reluy Vallejos y Rubén Flores.