Opinión

El centro cruceño, algunas propuestas

24/9/2018 04:00

Escucha esta nota aquí

Hace más de 40 años sostengo la necesidad de tener museos de jerarquía en nuestra ciudad. Alrededor de la plaza 24 de Septiembre hay edificios extraordinarios. La ciudad tiene en su centro un potencial turístico-recreativo muy interesante. Los que van al centro no encuentran lugares de esparcimiento, salvo que sean nocturnos. La principal plaza tiene cuatro calles que se pueden adaptar a centros turísticos.

La primera cuadra de la calle Libertad es la que primero se ‘enlosetó’ en 1966. Las losetas iniciales fueron colocadas frente al Club Social y de ahí avanzaron hacia el norte y el sur. Esas no se deben tocar, pues son el símbolo de la lucha cruceña por el 11%, por lo que se pueden poner carteles alusivos a este hecho. Debe ser una calle peatonal.

En cuanto a los edificios, en la primera cuadra de la Libertad está el Club Social, emblemático sitio de reuniones sociales desde hace más de 90 años, seguido del Teatro Palace, donde se puede hacer cine clubes, festivales de cine y teatro y otras actividades culturales. Seguimos con la Casa de la Cultura, lugar donde ya hay una profusa actividad cultural todo el año. Seguimos hacia el norte y nos encontramos con el edificio de la universidad, de los años 40, en cuya estructura creció nuestra casa de estudios. Remodelado, el edificio puede convertirse en la biblioteca central histórica, hemeroteca y archivo universitario y municipal, además de museo universitario. Esta esquina universitaria, más el paraninfo y el Museo de Historia en la Junín, podría ser un conjunto de cultura, con las virtudes que hoy tienen.

En la misma manzana, y al lado del Club Social en la calle Ayacucho, está la casa del Príncipe de las Letras Bolivianas, don Gabriel René Moreno, donde habría que hacer un museo de este ilustre cruceño.

Quizás para incentivar a los dueños de estos edificios, se los puede liberar de impuestos con compromisos escritos.

Primera cuadra de la Junín. Representa a la ciudad de principios de siglo XX, la casa Zeller-Villinger, donde está asentada la administración de la municipalidad, es un hermoso edificio construido por la familia Vespa Mercado y después adquirida por los alemanes para ser su casa matriz. Debe servir de un museo de la ciudad, donde podamos mostrar lo que fue Santa Cruz desde sus albores hasta ahora, más de 450 años en estos grandes espacios, incluyendo su extraordinario patio, con la idea de conectarla a la casa continua o casa de Gobierno actual. En ese sitio estuvo el primer cine (biógrafo), al aire libre prácticamente (también fue el Banco Central de Bolivia).

No podemos pasar por alto la descabellada idea de algún alcalde que permitió construir el banco argentino, que descompagina totalmente en la plaza. En la esquina está una modesta infraestructura que representa a las casas de principios de siglo XX y finales del siglo XIX, con horcones y galerías. Con algún arreglo, puede ser una casa representativa, decorada a la usanza de nuestro pasado.

Primera cuadra de la Ayacucho. Tiene dos edificios emblemáticos: la catedral, hermoso monumento al catolicismo, que es un señorial edificio, construido en muchos años y refaccionado en los 70, y que ahora muestra su señorío y esplendor. En las afueras, hay un mirador desde donde se puede contemplar la Santa Cruz actual y su expansión demográfica.

También está el edificio de la hoy Brigada Cruceña, hermosa construcción que data del siglo XIX y que fue construida con la ayuda de la comunidad cruceña. Sirvió como Prefectura, oficina de Justicia, de dependencias policiales, a pesar que la Policía estaba en su patio trasero. Históricamente es muy importante porque estuvo la Sala Capitular del Gobierno, aquí se firmó la Independencia de Santa Cruz el 15 de febrero de 1825, antes que existiera Bolivia.

En la llamada Manzana Uno se realizaron cabildos y estuvo por muchos años la Gobernación del departamento. Todo el edificio podría ser un museo de la Independencia con sus batallas y personajes más importantes. En su patio se pueden levantar estatuas de los próceres y patricios cruceños de la independencia, como Antonio Vicente Seoane, Antonio Suárez, Vicente Caballero, Marceliano Montero, Nicolás Cuéllar, José Reyes Oliva, José Manuel Baca- Cañoto, el padre Salvatierra y el colorado Cnl. José Manuel Mercado; lo incluyo al brigadier Francisco Xavier de Aguilera, español cruceño que preservó la integridad del departamento de Santa Cruz. También podría ponerse el acta de la independencia cruceña para evitar análisis antojadizos.

A continuación de este edificio está la antigua policía, sobre la calle Independencia, edificio que ya cumple un objetivo cultural, con exposiciones.

La primera cuadra de la 24 de Septiembre mantendría su señorial apariencia, y así los alrededores de la plaza se convertirían en museo, un interesante sitio de cultura y esparcimiento. Los museos son las universidades de los pobres. Ojalá nos escuchen.