Escucha esta nota aquí

La familia de Carlos Chávez Landívar, expresidente de la Federación Boliviana de Fútbol (FBF) que hoy lucha contra el cáncer internado en la clínica Incor, recibió con aliento la decisión del Tribunal Tercero de Sentencia en Sucre que da luz verde para que Chávez pueda ser tratado en el exterior, previa presentación de reservas médicas en el hospital donde irá.

Pero hoy se amaneció con un escollo, porque el exmandmás del fútbol nacional, también enfrenta un juicio en Trinidad (acusado de falsificación de firma de una notaria) que tiene sentencia de arraigo. Para este juicio tiene audiencia el 19 de este mes y se debe esperar la decisión del juez de instrucción penal de Trinidad, José Pedro Carvalho Ojopi.

 

Chávez necesita además el permiso definitivo del tribunal que lleva el caso en Sucre donde es acusado de corrupción y de momento ese tribunal goza de las vacaciones judiciales. Pese a ello las gestiones de la familia ya comenzaron y es posible que Carlos sea llevado a la clínica Albert Einstein de San Pablo, Brasil. Los estudios deben ser inmediatos.

Los antecedentes hablan de que Carlos fue diagnosticado el 28 de noviembre con cáncer en la ingle y la situación tiende a agravarse si es que no es atendido de inmediato. Él debe ser llevado en un avión ambulancia.